RSS

Archivo de la categoría: CLASES DE PECES

LA BRECA O PAGEL

 

PESCANDO BRECAS DESDE EMBARCACION

La pesca desde embarcación es de las más gratificantes y entretenidas en casi todas sus modalidades. Las especies suelen ser variadas y de todos los tamaños.

Una de las piezas más codiciadas por los pescadores deportivos es la BRECA O PAJEL, debido, primero, a la sutileza con que el pescador debe actuar ya que su captura es un autentico reto: “Hay que ser muy fino”. Segundo, la calidad insuperable de su carne blanca , delicada y exquisita.

Describir una breca, pica o pagel, es todo un orgullo y una satisfacción, ya que se trata de un bellísimo pez de cuerpo fusiforme, delgado y ovalado; de un color rosado intenso, casi rojo, que se va difuminando hasta volverse plateado en la parte ventral; tiene vivos reflejos debajo de las branquias y unos pequeños puntos azules en la parte dorsal. Cuando esta asustado o siente pánico su cuerpo se llena de rojizas bandas trasversales. Llama la atención, que muchas horas después de su captura aún conserve sus vivos colores.

Lo mismo que el besugo y el aligote, pertenece al género pagellus, una subespecie de los Espáridos, dentro del orden de los Perciformes. Puede llegar a pesar hasta 4 Kgs. 

 Hábitat:

 El pagel suele vivir, preferentemente en zonas, donde se alterna roca o grava, con arena o fango. Aunque no es un pez de roca, se encuentra siempre junto a estas; en las zonas de arena rodeadas de roncheles y en los canales arenosos que las cruzan, es donde busca su alimento.

En estos lugares suele remover el fondo para hacer salir pequeños animalitos que son la base de su alimentación. Entre los 60 y los 30 metros de profundidad, es donde más posibilidades tendremos de dar con ellas, aunque en épocas de freza suele acercarse más a la costa. Entonces, busca rocas aisladas donde forma bancos bastante densos, para después volver a aguas más profundas, una vez efectuada la reproducción.

Las brecas son hermafroditas. Sus primeras maduraciones sexuales son como hembras y posteriormente como machos.

Es un pez gregario en sus primeros años, volviéndose con la edad bastante solitario. Sin embargo, por la proximidad de su hábitat con las rocas de las que es habitual el xargo, solemos encontrarlos formando grupos. Habita siempre en zonas muy determinadas, de las que raramente se aleja. A veces los cambios que se producen en los fondos marinos las hacen desplazarse hasta que encuentran el ambiente adecuado, lejos de corrientes y marejadas para volver al mismo sitio una vez que se restablecen las anteriores condiciones.

La breca vuelve año tras año a la misma marca

 

Su pesca:

 La breca es un pez muy desconfiado y receloso, un sibarita a la hora de comer, Un cebo mal colocado o que no es de su agrado, un aparejo hecho de cualquier manera, harán que nuestros intentos estén abocados al fracaso.

Los pescadores deportivos encontramos en la breca un adversario batallador y generoso que nos garantiza intensas emociones. Su pesca es bonita, fina y muy entretenida, hay que estar muy atento. Solemos pescarla con la caña en la mano; de esta forma apreciamos cualquier toque al señuelo, y en vez de dar el típico tirón para clavar la pieza, soltamos linea para dejar reposar la carnada sobre el fondo asegurando así la captura.

La mejor época para su pesca es sin duda la primavera y el otoño: abril, mayo, setiembre y octubre. Pero también será posible hacer buenas capturas durante el invierno, siempre que el tiempo y el mar estén buenos. Una embarcación que resista bien el empuje del viento y el mar un poco agitado sera la adecuada, teniendo en cuenta que en esta época la mar puede cambiar de improviso.

Solemos pescarla con la embarcación fondeada, pero si calamos un lastre libre para frenar la deriva, es probable, que nos sorprenda gratamente, lo eficaz que puede ser dejarmos llevar por la corriente, para que nuestro cebo recorra, a su vez el fondo, suavemente .

Este método tiene una ventaja añadida. Origina un notable reclamo al formar en el fondo una estela de arena en suspensión.

Entre los 50 y los 30 metros de profundidad, es donde más posibilidades tendremos de dar con ellas, si conseguimos buscar un fondo mixto o en su defecto las caídas de las piedras o arrecifes. Las horas previas a la pleamar suelen ser las más fructíferas siempre y cuando no haya mar de fondo.

El Pagel tiene un modo peculiar de picar. Un pequeño toque, seguido de un suave tirón, fruto de su desconfianza, son el preludio de otro fulminante, seguido de continuos cabezazos, nos dan muestra de la lucha de este espárido por su vida. Pero no nos dejemos engañar, cuando más tensos estemos luchando con ella, nuestro hilo se aflojará, la breca gasta esas bromas, sube varios metros intentando zafarse del anzuelo, y de nuevo se lanza hacia el fondo dando cabezadas con toda su energía. Aquí es dónde debemos ser realmente “finos”adecuando el freno del carrete para que no nos parta el hilo. Cuando el pez tire, el freno tiene que dejar ceder hilo sin que llegue a destensarse del todo.. Cuando vea la barca, repetirá los tirones con sus últimas fuerzas.

 

Cebos:

 Receloso y exquisito a la hora de comer, no le vale cualquier alimento, sino que elige su menú. De boca pequeña y bien armada tiene al cangrejo ermitaño como su preferido siempre que sea vivo; otros crustáceos, moluscos, gusanos, ( Xorra de arena, tubo, xorrón y xorra de agua o xorra blanca) los pequeños pececillos también son interesantes como cebo para el pagel). Come gamba, langostino, quisquilla, sepia, calamar etc. dependiendo de su apetito.

El aparejo ideal para la breca es el más sencillo; un buen anzuelo con plomo redondo corrido por la línea. Cuanto más larga sea ésta, más probabilidades tendremos. Realmente lo más interesante es que el hilo que usemos para empatillar sea de buena calidad y lo más invisible posible (los de fluorocarbono suelen ser muy adecuados), y que el cebo descanse totalmente en el fondo, para lo que emplearemos un plomo adecuado que fije el cebo, aún con algo de corriente.

Salud y buena pesca

 

                        de la red                                 

Valor nutritivo

La breca es un pescado blanco de carne bastante magra, con poco aporte graso, apenas un gramo por cada 100, Destaca su contenido de proteínas de alto valor biológico y en cuanto a otros nutrientes, es importante su aporte de fósforo, potasio y de vitaminas del grupo B y liposolubles como la vitamina A, y una elevada cantidad de agua

Es un alimento especialmente recomendado para niños y personas mayores, para regímenes por su bajo aporte en grasas y estómagos delicados.

Al igual que la mayoría de los pescados, puede contener larvas de Anisakis simplex, un parásito que puede ser causa de reacciones alérgicas en algunas personas. Este parásito se elimina a través del calor o frío. Dado que el pescado se cocina casi siempre poco hecho, es interesante tenerlo congelado por lo menos dos días antes de consumirlo.

En total aporta unas 70 calorías por cada 100 gramos

 

 

Hay días de pesca que lo único que se consigue son historias y amigos.

 

 
4 comentarios

Publicado por en 26 mayo, 2011 en CLASES DE PECES, LA BRECA O PAGEL

 

LA DORADA…MI REINA…MI PREFERIDA

                            

                              

 Atencion de D. Manuel de SURCONCEPT de Mataró

 

 

           LA DORADA...MI REINA…MI FAVORITA

 

      Llega el buen tiempo; el sol  calienta las aguas, el  mar  en calma, tranquilas noches de luna clara…  Es hora de coger nuestro mejor equipo e ir a por La Reina. ¡Vamos a pescar DORADAS!

….Reina de cabeza dorada y ojos inteligente; temerosa y desconfiada, caprichosa e impredecible, de expresión enojada y ligeramente obtusa. Un lujo de pez,  noble y hermoso. Su espectacular figura y la graciosa coloración de su cabeza   ha dado nombre a este  espárido de carnes exquisitas y tamaño considerable; su bravura al sentirse clavada hace que sea,  sin duda, la pieza más preciada para  la mayoría de los pescadores.

Su nombre científico es SPARUS AURATA. Dorada, orada, daurada, urada, aurada, orá, dourada…son algunos de los nombres comunes del mayor de los espáridos que pueblan nuestras aguas.

 

 MORFOLOGIA

 

   El cuerpo de la dorada es ovalado y comprimido por ambos lados y su línea dorsal presenta una acusada convexidad; más alargado que el xargo con quién tiene cierto parecido a primer vistazo. Si los comparamos vemos que tiene la cabeza más grande y redondeada y los labios más gruesos.

 La primera fila de dientes está compuesta por 5 o 6 colmillos puntiagudos, sujetos a una poderosa mandíbula.  Los molares se sitúan tras los colmillos, en 4 o 5 filas formando una especie de empedrado de gran solidez. La mandíbula inferior esta armada de una manera análoga. El conjunto es una perfecta máquina trituradora. (Cuando  tuve la suerte de pescar mi primera dorada, pagué la novatada al meterle el dedo en la boca para sacarle el anzuelo, me lo apretó de tal manera que se me acabó cayendo la uña. Eso que no era de un tamaño excepcional.).

Tiene una cola ancha y potente, orlada de negro,  a la que debe su rapidez y velocidad. Su gran aleta  caudal   le da un gran poder de natación. Impresionante, su especial y espléndida coloración. Si bien domina el plateado con el dorso grisáceo difuminando a blanco-rosado en el vientre; Es en la cabeza, donde la franja dorada que tiene entre los ojos, (más patente con la edad), las manchas escarlata que pueden llegar  incluso a los extremos de sus mejillas y las negras de sus opérculos, hace  que este pez sea especial y diferente a todos; porque dorada sólo hay una.

 

 HABITAT:

 

 El hábitat de la dorada es muy extenso. Le gustan las aguas poco profundas, tanto de fondos arenosos como con rocas. Vive preferentemente a lo largo de la costa pero no es  difícil encontrarlas mar adentro, principalmente donde se mezclan  rocas, arena  y  vegetación.  Se mueve y se desplaza mucho siguiendo a veces el influjo de la estación y las corrientes. En primavera y verano es fácil encontrarlas en las aguas salobres de las desembocaduras de los ríos, especialmente en los períodos de reproducción. Por el contrario, en otoño, suele retirarse a aguas más profundas y cálidas.

Durante su fase juvenil, en zonas tranquilas, le gusta la compañía pero con el transcurso del tiempo tiende a la soledad.

Aunque puede alcanzar dimensiones considerables, (75 u 80 cm. y más-menos 5 Kg. de peso)  es una criatura delicada, sensible y de carácter caprichoso.

 

 

FREZA

 

 Como muchos peces son hermafroditas protándricos; es decir, al nacer todos son machos  y se van convirtiendo en hembras según van creciendo (entre los dos y los tres años se convierten en hembras maduras). En la dorada se da el fenómeno de la inversión sexual. La primera puesta  tiene lugar como machos trasformándose después  en hembras; pero a diferencia de otras especies no todos los individuos cambian de sexo, sino que una parte de  ellos mantiene el sexo masculino, pudiendo presentarse el cambio después de varias puestas o no presentarse nunca.  La reproducción, suele ocurrir en mar abierto  entre los meses de septiembre hasta finales de diciembre.

La hembra puede llegara poner 1.000.000 óvulos por kg.de peso. Los huevos tienen un diámetro de más o menos de 1 mm. y la larva recién eclosionada  mide 1 mm. y se quedan flotando en el agua. El crecimiento es rápido, con 40 días de vida mide unos 9 mm;  en menos de dos años puede alcanzar los 400 gr. de peso.

Es  mayoritariamente diurna y está mucho más activa  con buen tiempo, sol y aguas templadas y tranquilas. Se deja influir mucho por  las bajas presiones y los cambios de temperatura. En el invierno, cuando las aguas se enfrían es fácil encontrarlas dentro de las zonas portuarias y  escolleras. Dicho esto, se puede sacar la conclusión de que la mejor época para pescarlas es en primavera y verano, no siendo óbice que se pueda coger alguna en los días  de sol del invierno. En aguas cálidas se puede pescar todo el año. En épocas de reproducción y en noches con luna se han hecho buenas pesqueras de doradas, seguramente porque  están muy concentradas.

 

 

 ALIMENT ACIÓN:

 

Es un pez eminentemente carnívoro, especialmente preparado para triturar moluscos y crustáceos que desentierra con la ayuda de su cola. Almejas, mejillones, navajas, todo tipo de cangrejos constituyen su comida habitual.  Los pequeños peces también forman parte de su dieta así como las algas y plantas verdes marinas. Le encantan los anélidos que  quedan al descubierto en las playas por la fuerza de las olas y las  mareas  

 

 SU PESCA

 

Pescar doradas ha sido desde siempre la  ilusión de todo pescador de vara; su tamaño puede llegar a ser considerable, aunque hoy día las doradas grandes más bien escasean y sacar una de dos o tres kg.,  es ya  todo un trofeo. Su bravura convierte su pesca en una lucha titánica una vez que se sienten clavadas.  Es un pez bravo, valiente  y que no se rinde jamás.

 Les encanta el buen tiempo, el sol,  la tranquilidad del mar y las altas temperaturas del agua. Por lo cual, con bruscos cambios de temperatura,tiempo nublado o viento, hará casi imposible la pesca de este expléndido espárido. Eminentemente diurna, también se puede coger alguna en claras noches de luna, sobre todo en  pleamar

 Para ir a pescar doradas debemos llevar el equipo conveniente. Tendremos que estar preparados para su brutal defensa en esos últimos metros donde de verdad nos presentará cara y luchará como lo brava que es, intentando librarse del anzuelo.

Éstos  deben de ser muy robustos y de pico de loro, preparados para resistir dentro de la boca de la dorada que parece una cizalla. ¡Quién no sacó el anzuelo completamente enderezado alguna vez!

Cuando pica una dorada, siempre nos parecerá  que la caña va a salir volando  Por eso es recomendable soltar un poco el freno del carrete para evitar la rotura del hilo. En los  primeros envites  la lucha será violenta.

 Entra bien a los gusanos vivos, todo tipo de xorras: americanas, coreanas, titas, blanca o de agua, de arena, de tubo…. Le encanta el cangrejo blando, el común (mejor el verde) y sobre todo el ermitaño siempre fresco y a poder ser vivo. Come navajas, almejas, chirlas, berberechos, mejillones, sardinas…..Como vemos una extensa variedad de cebos.

Debemos tener en cuanta si ponemos cebo duro (tipo cangrejo común) que la dorada  mastica muy despacio y nos puede estar comiendo la carnada y no enterarnos. Por la dureza de su boca algunas veces  tarda en darse cuenta  que esta enganchada. Si sospechamos que una dorada nos está comiendo el cebo  sería aconsejable dar un tirón seco para clavarla.

Pero cuando  de verdad nos va a plantar cara será en los últimos metros; por eso la importancia de aparejar bien y tener los nervios templados

El surf-casting o lance pesado es –según mi opinión- la mejor modalidad para su pesca pero no la única.

Desde playa con la mar en calma; la dorada tiene una picada extremadamente sutil y desconfiada. Es aconsejable colocar la caña ligeramente inclinada y con la línea lo más floja posible. Una gameta muy larga  (más de metro y medio)  y un cebo atrayente será  lo más adecuado para tentar este espléndido espárido

La dorada es un pez que se nutre constantemente, incluso de noche, pero quizá las mejores horas para su pesca sean las de la mañana y las de la tarde.

Si vamos a doradas, hay que estudiar  atentamente la zona de pesca. Si hay rocas sumergidas, los cebos que dan mejores resultados son el mejillón, las quisquillas, los ermitaños,  y  los gusanos de roca; si por le contrario, predomina la arena, son más eficaces las navajas, almejas camarones y gusanos de mar. El anzuelo debe ser proporcional al cebo que debe estar colocado de manera atrayente, dado que la dorada es tremendamente desconfiada. Si utilizamos dos cañas, conviene efectuar lanzamientos de diverso alcance para cubrir una zona más amplia. Debemos percibir de inmediato la señal de la picada; las cañas deberán estar vigiladas constantemente. La puntera se dobla de forma normal, después de distiende para volver a doblarse de forma brusca: es el toque clásico de la dorada. La lucha será siempre violenta y se la debe trabajar con tranquilidad y sin distracciones.

 

 Todo pescador sueña con sacar alguna vez la dorada de su vida. Y la verdad, para mí no hay mayor placer que ver mi vara doblarse cuando  me las veo con una dorada de tamaño considerable.

Por último el sabor agridulce que me queda  después de haber conseguido una buena pieza  que me ha hecho disfrutar,…ver desvanecerse sus bellos colores  según se le va la vida…

 

La Dorada tiene una carne de excelente calidad y por eso es muy apreciada. Ya los antiguos romanos la criaban  en inmensos viveros

 

Para terminar, una buena noticia, en las piscifactorías están obligados a soltar al mar algunas  de vez en cuando, una medida que me parece muy acertada y que también  hacen con otras especies. A la hora de pescarlas  las diferenciaremos porque  los colores de las de criadero son menos nítidos y no son tan bravas.

 

 

PROPIEDADES NUTRITIVAS

Es un pescado blanco, finísimo,  de gran calidad, semi-graso, con un aporte calórico moderado. No  aporta demasiadas proteínas, pero son de alto valor biológico. Es una buena fuente de minerales: potasio, sodio, fósforo magnesio y en menos cantidad el hierro.

Fuente de vitaminas: Sobre todo A y E, B3  y sobre todo B12 en cantidad equiparable a la de la carne, los huevos o el queso.

Por su bajo aporte de grasas es un alimento fácil de digerir.

                                                                      Salud y buena pesca

Pez grande y hermoso… ¡¡¡mucho más sabroso!!! .. Pezqueñines no, gracias.

  foto enviada por EDU

 

 
7 comentarios

Publicado por en 19 abril, 2010 en CLASES DE PECES

 

EL REO, Príncipe del Rio

pescando reos  (de la red)

 

 PRINCIPE DEL RIO: EL REO O TRUCHA MARISCA

  Sin duda, el Rey de Río es el Salmón pero el título de Príncipe,-Príncipe de Plata se le suele llamar -, con todos los honores es para el REO.

La primera vez que vemos uno lo miramos perplejos, sin saber a ciencia cierta si es una trucha o un salmón. Lo que es claro es que es una especie que levanta pasiones entre los pescadores deportivos. Pescar un reo, es un verdadero reto, por sus características, inteligencia y sobre todo por la incansable lucha que presenta para evitar ser capturado.

El reo, Salmo trutta trutta, es en realidad una trucha emigrante, extremadamente desconfiada, que tiene un comportamiento anádromo (nace en los ríos, sale al mar y vuelve al río para procrear).

En primavera comienzan el proceso de migración de los esguines tras uno o dos años en el río de su nacimiento. Desciende hacia rías, estuarios y áreas marinas costeras, donde encuentra más fácilmente su alimento. Durante su viaje hacia el mar va cambiando las pintas negras y rojas típicas de las truchas por una librea más plateada y acorde con el camuflaje necesario en el medio marino; permanecerá unos dos años merodeando por la costa para volver al río bastante crecido y en ocasiones con un considerable tamaño. No es seguro que el reo regrese siempre al mismo río donde ha nacido. Expertos pescadores asturianos de reo afirman que sí, sí vuelve al sitio de su nacimiento; porque no es lo mismo pescar reos en el Sella, el Nancea o el Cares… su bravura los diferencia.

Aprovechando las crecidas, en el mes de Mayo y Junio entra de nuevo, bravo y salvaje, invadiendo nuestras rías primero y nuestros ríos después, con una sola idea: Llegar y reproducirse, tras unirse a sus hermanas no migradoras en el proceso de la freza. Al igual que los salmones, van ascendiendo por el río parando en ciertas zonas, hoy aquí, mañana allí, dificultando su localización. Parecen preferir, las zonas de troncos y palos sumergidos, de donde salen, más fácilmente al amanecer y al oscurecer, para cebarse en superficie.

Los primeros en entrar suelen ser los de menor tamaño (un año en el mar). Miden unos 35 cm. Los más grandes lo hacen más tarde, casi al final de temporada En su ascensión, su librea plateada se irá oscureciendo, tornándose más parecida a la de la trucha común. Peces solitarios, los reos suelen entrar en grupos que se irán diseminando según ascienden río arriba. No se quedan mucho tiempo en las pozas que encuentran en su camino. En unos días pueden subir varios kilómetros ocupando en solitario sitios similares a los de las truchas que no migran. En el río están de paso y no suelen marcar su territorio.

  

 

 MORFOLOGIA

Los cambios morfológicos entre la vida marina y la fluvial son mucho menos acusados que en el salmón. Por ello, los reos reproductores son capaces de alimentarse en el río; suelen sobrevivir a la freza, regresando al mar en buen estado sanitario.
La vida marina le proporciona una carne asalmonada que le hace muy apreciado como objeto de pesca.

Tiene el cuerpo fusiforme y esbelto, la aleta anal blanca y el pedúnculo caudal corto, robusto y más alto que el salmón; el lomo azulado-verdoso con pintas negras y rojas de forma ocelada, el vientre plateado y la longitud de sus mandíbulas que sobrepasan claramente la posición del ojo, son las características que lo diferencian del salmón y la trucha..

Su cabeza de hocico romo y boca terminal posee grandes mandíbulas. Los machos en época de reproducción tienen la mandíbula inferior curvada hacia arriba. Presenta una aleta adiposa entre las aletas caudal y dorsal. De la aleta adiposa a la línea lateral tiene entre 14 y 19 filas de escamas. Su amplia boca presenta multitud de dientes, que en los ejemplares adultos son considerablemente grandes. Esto es de vital importancia en la clasificación de los salmónidos ya que cada especie presenta una distribución dentaria diferente.

Los flancos son más claros y el vientre tiene tendencia a ser más blanco que el de las truchas sedentarias; aunque, al igual que éstas, puede ser levemente rosado o amarillento sobre todo al final de la época de desove. Como ya dijimos, es notable el cambio de librea que experimentan al remontar los ríos. Al entrar del mar tienen los flancos y el vientre notoriamente plateados y al cabo de unas pocas semanas pasan a tener una coloración de tonos más mate muy similar a la de las truchas sedentaria

  

cabeza de reo ( Con Mosca)

  FREZA:

Se suelen reproducir en otoño o invierno. Una hembra grande pude llegar a poner unos 1.200 huevos que depositará en una o varias zanjas que escarbará con la cola. El macho fecunda los huevos y estos quedan semienterrados entre la grava. Son de color rosado y de unos 4 o 5 mm. de diámetro; con la temperatura adecuada eclosionan a las 24 horas. Los alevines permanecen en la zona hasta que alcanzan el tamaño de esguines, momento en que se desplazan río abajo en busca del mar o de su territorio.

Los reos alcanzan la madurez sexual entre los dos y tres años, cuando miden 20-25 cm., siempre en función de la temperatura de agua y el alimento disponible.

Una vez que la freza ha concluido suelen regresar al mar, aunque no todos lo hacen; pudiendo volver a criar en varias ocasiones a lo largo de su vida. No devora sus huevos pero sí sus alevines

                                          

 

ALIMENTACION

 Cuando nacen suelen comer infusorios y otros microorganismos que cazan entre las piedras. Al alcanzar la fase de esguines ya se alimentan casi en exclusiva de insectos que caen al agua, larvas de insecto y crustáceos, pequeños peces (como el Piscardo) y en general todo lo que les quepa en boca. A partir de su primera migración al mar, experimentan un cambio notable en su dieta, pasando a ser casi exclusivamente piscívoros y depredando sobre cualquier pececillo o invertebrado (especialmente cefalópodos y crustáceos). Cuando alcanzan tamaños superiores a los 35-40 cm, momento que suele coincidir con el primer remonte ya se alimentan de casi cualquier clase de materia animal fresca, como peces pequeños, incluso sus alevines, renacuajos, crustáceos y larvas de insecto, pero sin duda, el que goza de su preferencia es la hormiga con alas.

  

  SU PESCA

  La pesca de un reo es un ejercicio lleno de pasión, dado que su comportamiento es impredecible cuando se siente clavado; nunca sabrás por donde va a salir. Sus saltos nerviosos y plateados, sus incansables brincos, cambios de dirección, sus arrancadas como una acuática saeta cuando pensamos que ya lo tenemos rendido, hacen que la adrenalina se nos dispare. Hay quien dice que una vez que se siente prendido “arranca como un jabalí para acabar saltando como una cabra”. El reo es un contrincante excepcional, valiente y muy peleón; cuando parece que se ha rendido siempre vuelve a la carga con nuevas carreras y saltos espectaculares. Con todo, el momento que nos plantea mayor dificultad es cuando ya queremos echarle mano. Nuestra presa utilizará todas sus fuerzas de manera brutal en ese último momento en que realmente se enfrenta a la muerte. Cuando nos divisa cerca de él usará hasta su último aliento para soltarse.

El mejor momento para su pesca es el atardecer cuando los vemos cebarse de forma más activa, aunque si lo intentamos con mosca seca, pueden salir buenos ejemplares a cualquier hora del día. En las cercanías de las orillas cubiertas de vegetación, serán los lugares donde tendremos más posibilidades. Cuando el cielo amenaza tormenta, entre nubes y claros, cuando los chaparrones se alternan con retazos de cielo azul suelen ser – como para la trucha –los mejores momentos.

Su pesca con mosca seca, principalmente los tricòpteros y dependiendo del día las hormigas, dan buenos resultados si pescamos aguas abajo cuidando que no se vea el hilo. Dado que su agudeza visual es superior a la de la trucha y que distingue enseguida cualquier anomalía, es de lógico que su cautela y desconfianza espectacular se dispare ante cualquier movimiento anómalo.

El reo suele entrar bastante bien a piscardo, bien sea a cebo corrido o simplemente si en esas horas muertas de la mosca, lo lanzamos a algún pozo donde muere la corriente.

El tiempo que pasemos pescando con niebla, será tiempo perdido. Ya se sabe “ Niebla en la montaña, pescador pa la cabaña ”. Lo que es válido también para la trucha.

Salud y buena pesca,

 

PROPIEDADES NUTRITIVAS

Lo mismo que la trucha, se considera un alimento muy nutritivo, y si se cocina de manera sencilla puede formar parte habitual de las dietas hipocalóricas y bajas en grasas. Su carne supone un aporte interesante de potasio y fósforo; y moderado de sodio, magnesio, hierro y cinc, comparado con el resto de pescados frescos. El potasio es un mineral necesario para el sistema nervioso y la actividad muscular e interviene junto con el sodio en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. Por otro lado, el fósforo está presente en los huesos y dientes. También interviene en el sistema nervioso y en la actividad muscular, y participa en procesos de obtención de energía. El magnesio se relaciona con el funcionamiento del intestino, los nervios y los músculos, además de formar parte de huesos y dientes. Mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante

 

 

 

  

 
Deja un comentario

Publicado por en 22 abril, 2009 en CLASES DE PECES

 

VAMOS A LA TRUCHA

 

VAMOS A LA  TRUCHA

 

 Llegó el momento de colgar la escopeta y descolgar la caña. Es un cambio de tornas al que año tras año estamos acostumbrados. Nos  alejamos de los frondosos paisajes de nuestros montes y nos encontramos de pronto en esos hermosos rincones entre aguas cristalinas; hoy como ayer, andarines, cambiamos el chaleco de caza por nuestro equipo de pesca.   

Entre todos los tipos de pesca, es la de la trucha la que ofrece una mayor posibilidad de compenetración con el paisaje y sus criaturas; por lo que la experiencia pueda ser apasionante en las espectaculares márgenes de los ríos asturianos.
Transitar por  entornos únicos, encaminarse a pescar a sitios sin gente, -cada vez más escasosl-, buscar y descubrir los escondites de las truchas, competir con su astucia e intentar engañarlas, descifrar sus lenguajes y agudizar los sentidos para comprender el papel de cada cosa, es algo apasionante y perfecto.

La aventura de la  pesca, sea cual sea la técnica empleada nos hará disfrutar desde la estética sutil del vuelo de la línea, el arte del engaño, la emoción de la picada hasta tener en nuestras manos la repintada  trucha; entregada, escurridiza y bella.

Es cuando el cielo se cubre de nubes plomizas que anuncian una turbonada, antes de llover, cuando las truchas se vuelven locas, y el pescador  no necesita ni siquiera lanzar lejos los señuelos que utilice, porque los voraces peces muerden el anzuelo  hasta en la misma orilla. Es entonces cuando uno tiene que acordarse de La Ley, que fija el cupo de truchas que se pueden llevar al cesto y contener el ansia de sentir una y otra vez el estremecedor  tirón de la picada.

Observar los diminutos organismos que le sirven de alimento e intentar imitarlos, hace que el placer de la pesca empiece ya en el momento que nos disponemos a preparar nuestros cebos, moscas y aparejos.

                                                                                                                        

 

Trucha común

 

Características de la trucha:

 

La trucha común (Salmo trutta fario) es un pez de la familia de los salmónidos, grupo que en Asturias incluye de forma natural sólo otra especie: el salmón (Salmo salar). 

Pero hay  diversas variedades: la trucha de mar, grande de talla  que remonta los ríos como los salmones; la trucha común, la más pequeña, muy codiciada por los pescadores con la piel salpicada de manchitas redondas, rojas y negras, y la trucha arco iris,(Oncorhynchus mykiss) similar a la anterior, pero más gorda; su piel es de color irisado con una banda lateral cubierta de manchitas. Procedente de California, fue introducida en Europa a finales del siglo XIX. Su buena adaptación a aguas menos frías la convierte en la predilecta para su crianza en piscifactorías. La  exquisita trucha común, por su parte, se encuentra en muchos ríos de Europa y es frecuente su cría para repoblación.

 

 

 Trucha arco iris 

 

La trucha común –nuestra trucha – es un pez de agua dulce  de forma fusiforme, de cuerpo esbelto y ágil cubierto de pintas negras y rojas que suelen estar rodeadas de un halo blanquecino. Tiene una cabeza robusta y la boca dentada. Entre la aleta dorsal y la aleta caudal dispone de una aleta adiposa con una mancha rojiza en el borde. Esas características, junto con la aleta caudal casi sin escotadura, y la mayor longitud de la boca que rebasa la vertical del ojo, permiten diferenciarla de los juveniles de salmón, con los que comparte hábitat.

La hembra tiene dos orificios anales; el macho sólo uno.

Se encuentra en ríos de agua pura,  limpia y cristalina en especial de aguas rápidas, bien oxigenadas, de suelo arenoso y pedregoso. También habita en algunos lagos, ríos  y lagunas de montaña.

Sus costumbres son territoriales e incluso agresivas. Los adultos no permiten la presencia de otros individuos en sus cercanías.

 La base de su dieta está formada por invertebrados bentónicos y pequeños insectos; gusanos, cocos, marabayos,  moscas, mosquitos, piscardos…. No obstante la trucha es una glotona empedernida; es tal su voracidad, que las grandes truchas que se crían en zonas de aguas lentas pueden consumir animales de gran tamaño, principalmente anfibios, e incluso adquirir hábitos caníbales, sobre todo alevines, juveniles y adultos de menor tamaño.

Tiene un sagaz instinto de conservación que hace que casi nunca baje la guardia ante cualquier peligro. Su mejor defensa es su agudísima vista tanto frontal como lateral con la que puede identificar al pescador desde una gran distancia.  Una vez avistado no morderá ninguna carnada por muy tentadora que le parezca. Es fundamental pescar río arriba para evitar ser divisado, nunca frente de ellas ni desde dentro del río. Un auténtico pescador  cuando va al río busca la soledad siempre que puede y se mueve por la orilla con todo sigilo consciente de  la capacidad visual de la trucha.

 

La freza

 

En los ríos asturianos, los desplazamientos para la cría se limitan a cortas penetraciones en los afluentes de mayor caudal

 Suelen alcanzar la madurez sexual entre los dos y tres años de vida.  

La freza tiene lugar a finales de año. Para ello las truchas se desplazan a áreas de aguas rápidas con fondos arenosos donde excava un pequeño surco para depositar sus huevos. Una vez hecha la puesta el macho esparce por encima de ellos  su semen.

Los huevos fecundados  permanecen en el fondo recubiertos por una pequeña capa de arena. La hembra deposita unos 1000 huevos o más (dependiendo de su peso) y su incubación dura unos 40 días. Cuando nacen, los alevines eligen  fondos soleados y de poca corriente hasta la primavera  en que empieza su rápido desarrollo. Mientras dura el período de freza la trucha pierde su apetito y sólo comerá lo estrictamente necesario.  Su instinto maternal hará  que  ataque con verdadera fiereza cualquier enemigo que ponga en peligro sus huevecillos.

En los lagos y ríos de alta montaña  la época de la cría se suele retrasar  hasta  Marzo e incluso Abril, dependiendo de la temperatura del agua.

 

                                                                                                                     

 Trucha alta montaña

 

¿qué amenaza la especie?

 La mayor amenaza para la conservación de la trucha común se relaciona con la contaminación genética ocasionada por repoblaciones con ejemplares foráneos, que pueda ocasionar la pérdida de la pureza de las razas del norte de España. En la actualidad, se intenta que la mayoría  de repoblaciones se realicen con material genético de procedencia local. Otras amenazas para la especiederivadas de la degradación del hábitat, en especial de las áreas de freza, cada vez más escasas debidas a obstáculos insalvables (grandes presas y embalses),  la contaminación de los ríos (vertederos y basureros ilegales), el furtivismo aún  tan arraigado, el desarrollo masivo de la práctica de la pesca deportiva en la que hay poco respeto por los cupos estipulados por Ley; son factores a tener en cuenta. El aumento descontrolado de la población de especies depredadoras como el cormorán que va colonizando  todos los ríos, lagunas y rías dejándolos totalmente esquilmados, ya que pescan en grupo y  tan sólo cambian de ubicación cuando se les acaba el alimento. En menor medida las nutrias y garzas. La política de promoción de la pesca sin muerte parece un mecanismo eficaz y bien acogido por numerosos colectivos de pescadores pero sin el control de estos depredadores no dará para nada buenos resultados.

 Llama la atención que en estudios realizados por el Principado de Asturias, en lugares vedados, en los que supuestamente no se practica la pesca, las poblaciones de truchas, en algunos casos disminuyen más rápidamente que en los cotos y tramos libres. Da que pensar y alguien debería tomar medidas.

También se debería tener en cuenta el daño que  producen los pescadores cuando se abre la veda, pisoteando los frezaderos y matando involuntariamente  a  montones los  futuros alevines. 

                                                             

 

 

 

Su pesca:

Todas las variaciones climatológicas afectan al caudal de los ríos y con ello el comportamiento de las truchas. En el mes de Marzo y Abril,  la temperatura del agua es muy baja y las truchas que aún se encuentras débiles por el esfuerzo realizado en el desove, se colocan pegadas al fondo o lecho.  Con el río  crecido, suele quedar en los remansos detrás de cualquier obstáculo para resguardarse de las corrientes; cuando disminuye su caudal, debemos buscarlas remontando la corriente. Si las aguas empiezan a calentar buscará el agua más fresca y oxigenada del centro del río y los espumeros bajo las cascadas. Hay que tener en cuenta también las rocas, hierbas altas, raíces de árboles de las márgenes donde la trucha busca refugio y protección contra los depredadores en un mimetismo total. 

Desde la orilla, evitando las grandes y resbaladizas piedras del centro del caudal,  intentamos acertar con nuestra cucharilla a ese trozo sin espuma, que hace remanso tras la gran piedra y en que seguramente  atacará la trucha, ésa que  una vez fuera, sobre el prado; viva, escurridiza  y dura; negruzca por el lomo, blanca-amarillenta la panza, cubierta de pintas afresadas en una policromía de color provocará  nuestro entusiasmo a golpe de muñeca y puntería.

El método denominado “a punta de vara” típicamente asturiano, nos proporcionará grandes satisfacciones. También se utiliza con mosca seca. La pesca a mosca pude ser con “mosca clásica” o “cola de rata” como la “mosca ahogada”, “buldó” o “leonesa”. Esa última es la mosca tradicional en España, en la que se usa un flotador lastrado con forma de burbuja (“buldó”) y un aparejo de mosca fabricada con pluma de gallo de León.  Las de los gallos de La Vecilla son insuperables.

 En tiempos de lluvia, con aguas turbias y revueltas,  la lombriz será el cebo  más adecuado;  cuando el tiempo es soleado, coco y marabayo. No debemos olvidar que la trucha come seres vivos por lo que la carnada debe estar muy bien colocada y  lo menos deteriorada posible para que no la rechace.

Para pescar con mosca artificial, no sólo debemos escoger  las mejores sino las más indicadas en cada momento teniendo en cuenta que han de ser una copia fiel de las que en ese momento anden por el río.

Si tenemos la suerte de clavar una buena  trucha, necesitamos de toda nuestra habilidad y la suficiente  tranquilidad para no acelerarnos e intentar sacarla demasiado rápido.  No vale darse prisa, hay que cansarla poco a poco hasta que esté sin fuerzas para la lucha.

 Con todo esto, habrá días que por más que insistamos las truchas sin explicación aparente para nosotros,  no se den. Tranquilos, no perdamos la paciencia ni nos desanimemos,  ya llegará su hora en cualquier otro momento: Detrás de un mal día puede venir otro extraordinario.

 

Por último:

-No es pescador quien saca  las piezas más grandes y en mayor cantidad, sino quien sabe disfrutar y respetar  el entorno y este maravilloso mundo de la pesca.-Será un magnífico pescador, cuando sea capaz de devolver al agua una pieza sea del tamaño que sea como premio a su bravura y a  lo mucho que le hizo disfrutar.- Excelente pescador si respeta los cupos y medidas estipulados por la Ley  Sabrá entonces, que pescar, no es sacar peces del agua, es sentirse en comunión  con la pieza, dándole la mayor cantidad posible de ventajas sin enfadarse cuando ésta le  gane la partida.

Salud y buena pesca.

 

 Propiedades nutritivas de la trucha

La trucha es un pescado semigraso, dado que aporta en torno a 3 gramos de grasa por 100 gramos de carne. Contiene proteínas de alto valor biológico, pero en cantidades inferiores a otros pescados, así como de vitaminas y minerales. Se considera un alimento muy nutritivo, y si se cocina de manera sencilla puede formar parte habitual de las dietas hipocalóricas y bajas en grasas muy adecuadas para aquellos que siguen una dieta adelgazante o que sufren de exceso de colesterol y arteriosclerosis
 Su carne supone un aporte interesante de potasio y fósforo; y moderado de sodio, magnesio, hierro y cinc. Contiene vitaminas del complejo B: tiamina, riboflavina y niacina., Su valor calórico se sitúa alrededor de 130 calorías por cada 100 gramos.

 

 
1 Comentario

Publicado por en 24 febrero, 2009 en CLASES DE PECES

 

EL CONGRIO

 
 

Y en la noche….EL CONGRIO

 

Se necesita una buena dosis de  afición para ocupar las manos con una caña a la orilla del mar  en las crudas noches de invierno. Algo absolutamente necesario si la pieza que buscamos es el congrio.

Aunque la humedad se nos clave y nos entre la tiritera en la opaca oscuridad, tapados hasta las cejas, esperamos vigilantes que nuestras varas hablen.

   En las noches sin luna  el congrio, voraz depredador solitario,  abandona su oscura  cueva entre las rocas y deambula  en busca de comida por el fondo arenoso como una serpiente; astuto y voraz.

 

Hábitat:

 

Preferentemente costero, las cuevas donde habita  suelen ser grietas profundas y oscuras de los  acantilados y escolleras con un poco de arena en la entrada; de profundidad variable, desde 2  metros hasta grandes profundidades. (El congrio es fotofónico – huye de la luz-). Le encantan los restos de naufragios donde encuentra el refugio recóndito que tanto le gusta. Es curioso que en el interior y los alrededores de una cueva habitada por un congrio haya casi siempre quisquillas que nos pueden indicar su presencia. En ocasiones, comparte su refugio con el bogavante  ya que hacen buena sociedad, siendo dependientes el uno del otro, al igual que el camarón santiaguiño. El bogavante  le mantiene limpia la cueva y   aprovecha para comer sus desperdicios de comida; lo que es beneficioso para  ambos.

Soporta mal los bruscos descensos de temperatura y prefiere las aguas cálidas a las gélidas. Procura evitar las corrientes fuertes donde nada con dificultad No suele andar por las playas arenosas 

 

  Morfología:

 

 Metido en el mar, la primera  vez que vemos un congrio  no nos parece posible que sea un pez por su gran parecido con el cuerpo de una serpiente  de agua ;  casi cilíndrico,  alargado y comprimido hacia la cola. Tiene una apertura branquial en forma de rendija que le llega hasta el vientre. Destaca sobre todo su cabeza puntiaguda con los grandes, llamativos  y redondos ojos  a los lados.  No tiene escamas y su color  es negro azulado tirando a gris, aunque lo puede variar según el entorno en un casi perfecto mimetismo. La primera impresión que nos dará es de una gran fuerza ya que su cuerpo es todo músculo. Tiene una boca poderosa y sorprendentemente grande que le llega hasta la altura de los ojos.

La mandíbula superior es ligeramente mas larga que la inferior; su gran boca está  armada  con múltiples hileras de dientes que se  extienden hasta el paladar.  Carece de aletas  ventrales y las pectorales son muy pequeñas. Tiene  una aleta dorsal y otra anal, orladas de negro, que arrancan un poco detrás de la cabeza y se juntan en la cola. Su gran olfato  y la portentosa visión de sus grandes ojos le permiten cazar incluso en aguas muy turbias.

Las hembras suelen ser de mayor tamaño que los machos. El congrio (en latín Conger-conger) también conocido como safio es un pez grande. Las hembras pueden llegar a medir  3  metros y 70  Kg. de peso con una circunferencia similar a la del  muslo  de una persona adulta. Los machos suelen ser bastante más pequeños.

 

  Costumbres y alimentación:

 

Come todo tipo de peces, moluscos y crustáceos, jibias, langostas arenques, bacalaos, pulpos y calamares y no desdeña despojos que otros han dejado. Es corriente encontrar congrios con cicatrices anulares procedentes de las ventosas de sus presas favoritas; los pulpos y calamares. Pueden arrancar trozos de carne de sus víctimas grandes mediante un giro, repetido y longitudinal, de su cuerpo.

Aunque sus costumbres son sedentarias y nocturnas, también en los días oscuros y con aguas turbias puede descansar aparentemente inerte sobre los fondos  marinos,  escrutando sus alrededores atento a posibles piezas

Una de sus características más destacadas es su curiosidad; cualquier ruido o destello hace que asome su cabeza en  la entrada de su cueva para ver qué ocurre. Sin embargo son muy tímidos y suelen permanecer escondidos aunque no dudarán en emplear sus poderosos dientes si les molestamos demasiado.

El congrio tiene una increíble resistencia física. Se cura  casi milagrosamente graves heridas incluyendo las ocasionadas por los arpones.  Puede tragarse varios anzuelos de considerable tamaño sin que lo ocasionen daños mortales y los irá expulsando lentamente por vía natural.

 

  La Freza:

 

Alcanzan la madurez sexual entre los 5 y los  15 años de vida. Su época de celo y reproducción se desarrolla en pleno verano. Al llegar la época de la reproducción (una sola vez en la vida) el congrio emigra hasta algún sitio entre el Mediterráneo y el mar de Los Sargazos, por el camino su estómago –como el de las anguilas de las que es pariente lejano- se atrofia y sus huesos se vuelven blandos. Una sola hembra puede poner hasta  ocho o diez millones de huevos a una gran profundidad que puede llegar hasta los 4.000 metros. Sus huevos semejan minúsculos globos de vidrio muy trasparentes que fluctúan entre la superficie y los 600  metros de profundidad. De ellos  nacen pequeñísimos organismos en forma de hoja llamados lectocéfalos. Durante el primer año se alimentan de plancton. Las corrientes se encargan de distribuirlos al azar por todo el Hemisferio Norte hasta las  Canarias. Después del primer año de vida sufren una metamorfosis que las convierte en jóvenes congrios con el aspecto que mantendrán hasta que les llegue el turno de realizar su particular viaje de vuelta al ignoto lugar donde cría. La transformación de las larvas en congrios jóvenes viene a durar unos dos años.

 

Esta teoría de migración – la más fiable- es aún discutida por poco conocida. Hay quien asegura que el congrio para su freza solamente se va a las regiones más profundas de su hábitat.

 Lo que es claro, es que en cautividad no pueden criar y las hembras acaban muriendo saturadas de huevas que no pueden poner porque les falta la presión de las profundidades más de 100 atmósferas propia de los 1.000 o más  metros de profundidad.

La muerte del congrio en cautividad casi siempre es debida a la imposibilidad de emitir huevos. Es inexplicable que se hayan metido en acuarios machos y hembras y curiosamente todos acaben siendo hembras.

.

Su Pesca

 

 A fondo con varas:

Mejor si la mar está turbia, fuerte y con algo de oleaje. Nunca lo intentaremos con luna llena; siempre al oscurecer y durante la noche. Para pescar el congrio desde la orilla, se deben escoger sitios que con marea baja tengan una buena profundidad y  mejor si las rocas están cubiertas de algas. Resulta imprescindible una caña corta no más de 3,50 m. para poder controlarlo y levantarlo bien.  El carrete será el más resistente que encontremos y con el ratio más bajo posible. La caja y el soporte deberán ser metálicos y no de carbono dada la envergadura de la línea y el pez. (Insuperables los Sagarra). Es conveniente tener una bobina de gran capacidad dado el grosor de la línea que usaremos. En la pesca del congrio no  se debe dejar nada al azar. Es imprescindible el hilo acerado -  mejor recubierto de plástico-  para hacer el bajo de línea y evitar que nos corte el sedal con sus fuertes mandíbulas y sus dientes puntiagudos.

 Se rellenará el carrete por lo menos con 250 m de hilo del 0,50. Hoy día los hilos trenzados  suelen dar el mejor resultado por su resistencia al roce,  aunque tienen un inconveniente. Les falta elasticidad con lo que todo el ímpetu de la pieza pasará directamente a nuestro equipo.

Como se ha visto,  estos peces comen de casi todo, por lo tanto los peces vivos serán un cebo excelente. De no tenerlos,  la sardina y la caballa de varios días cuando empieza a soltar olor serán un buen sustituto. El bocado ha de ser abundante, colocado en un anzuelo grande y atado con hilo de lycra. El chipirón, la boga, el chicharro, la xarda, la aguja y el mújol van de cine.

El comportamiento de la caña ante la picada del congrio puede ser muy diverso. Puede vibrar,  dar un tirón o doblar de forma brusca y continuada dado  que el congrio ataca  el cebo con ímpetu, lo traga y se va. Dura y violenta, la picada es producto de un ataque despiadado al cebo por lo que es recomendable mantener el carrete abierto. El primer ataque se llevara un  montón de hilo y aún estando agotado se retorcerá como nunca se ha visto en un pez.

Una vez clavado buscará enconadamente una roca a la que asirse  o intentará meterse en su guarida. Si lo consigue podremos darlo  casi por perdido. Sacarlo a tierra ya es de por sí una tarea arto complicada si es de un tamaño interesante. Sobre todo si tenemos poca experiencia. El congrio, pelea con furia oponiendo dura resistencia.

Sale del agua, colgando del sedal, amenazante con todos los dientes de su boca abierta y todo el nervio escurridizo de su cola, una siniestra mano que al menor descuido se nos enrosca y nos golpea. Incluso fuera del agua seguirá retorciéndose.

 Si estamos pescando desde cierta altura no podemos olvidar la sacadera o el “perro” para poder elevarlo 

 Tarda mucho en morir y por eso lo mejor es matarlo para evitar problemas. Cada pescador tiene su método: Habrá que hacerlo a traición, dándole un fuerte golpe en  la parte de atrás de la cabeza; partiéndole la espina dorsal con un golpe seco en el lomo cuando no nos vea, o darle un corte en la cola en la que tiene un ganglio nervioso casi al descubierto. Aunque parezca que una vez fuera del agua se entrega fácilmente, debemos tener cuidado con su mordedura que si bien no es venenosa, sí  es muy dolorosa por  la fuerza de la dentellada. Solo le quitaremos el anzuelo cuando tengamos la certeza de su muerte.

 Luego, al final, en la hora de recoger habrá que prepararlos para llevarlos a casa. Abrirlos, vaciarlos,  y pasarles un trapo cuerpo abajo para que las espinas se vayan a la cola. Cortar ésta a la altura del ano (Llena de espinas pero se puede guardar para hacer caldo de pescado)

La talla mínima para su captura es de 58  cm. El mayor  que ostenta ahora el record del mundo ha pesado  65 Kg.

  

                                                                                  

Con líneas:

Para la  pesca con línea si se dispone de un aparejo adecuado (cable de acero de 1,5 m/m de espesor y a poder ser soldado y no con grapas) no tiene mayor problema que disponer de  la suficiente forma física para sacarlo si nos pica un congrio de buen tamaño.  

Línea con boya

Tal vez esta técnica sea  la más utilizada  por su eficacia para pescar desde costa sobre diques y escolleras.
Consiste en arrimar varios pies de línea con diferentes alturas para trabajar en distintos fondos entre 2 y 20 m. Se necesita  monofilamento muy resistente, una boya, esmerillones, plomos tipo torpedo para dar estabilidad a la boya, y cable de cero en el que se montarán los anzuelos.

Y por supuesto tener en cuenta siempre que la mejor manera de pescar y aparejar es la que nos dicta nuestra propia experiencia.

       

                                                                    foto PESCAWEB 

  Calidad de la carne del congrio: Propiedades nutritivas

La carne de congrio es de excelente calidad y muy firme. Se diferencian dos partes; la delantera, o parte abierta, que casi no tiene espinas y la de la cola (parte cerrada) con mayor número de espinas, más orientada a aderezar sopas y cremas. La sangre del congrio puede contener sustancias toxicas, al igual que sucede con las anguilas y las morenas. Sin embargo, dicha sustancia es termolábil, es decir, que es destruida al ser calentada por encima de los 60º, por lo que tras ser cocinada no representa ningún riesgo para la salud.  El congrio es un pescado semi-graso que aporta alrededor de 3 gramos de grasa por cada 100 gramos de porción comestible. Su contenido proteico no es muy elevado, si bien sus proteínas poseen un alto valor biológico. Contiene diferentes vitaminas y minerales. Dentro de las vitaminas destaca la presencia escasa de algunas del grupo B como las vitaminas B1, B2 y B3. La cantidad de vitaminas B1 presente en el congrio es elevada en comparación con el resto de pescados. En cuanto a la vitamina B2, el congrio posee cantidades significativas. La vitamina que destaca en la composición nutricional del congrio es la vitamina A. De hecho, éste es el pescado más rico en este nutriente a excepción de las angulas y las anguilas. El congrio también contiene vitamina D, aunque en cantidades más modestas. En cuanto a la presencia de minerales, destacan el fósforo y el magnesio, pero su cantidad es similar a la que se puede encontrar en gran parte de los pescados. 

Salud y buena pesca

  

  

(fotografia  de la red)

 
 
5 comentarios

Publicado por en 12 enero, 2009 en CLASES DE PECES

 

DE ANGULAS Y LUBINAS

 

Ya está aquí, ha llegado ese momento tan esperado por los pescadores lubineros. Es en estos meses de crudo invierno, bien pertrechados con ropa de abrigo, pasaremos muchas noches aguantando la lluvia y las heladas con la esperanza de pescar “La pieza”. Ese “Llobarro” de tamaño considerable con el que todos soñamos y que suele venir siguiendo las enormes bolas de angula de la que es el mayor depredador.

. Acaba de empezar la temporada de pesca de la angula que durará todo el invierno. Nuestros ríos presentan ahora las mejores condiciones para que este diminuto pececillo arribe a nuestras costas y se decida a remontar nuestras rías. Agua turbia, noches oscuras y mareas grandes facilitan su entrada. Sólo cuando cae la noche y la marea está subiendo, se deciden a remontarlo, por lo que intentar pescarlas de día o con la marea bajando resultará tarea inútil. La cría de la anguila, único alevín que las leyes de pesca permiten sacar, suele tener 1 gramo de peso, mide algo menos de 8 cm. de longitud. Tiene entre dos o tres años de vida.

La migración y reproducción de las anguilas de agua dulce fue un misterio hasta el siglo XX cuando el biólogo danés Schmidt descubrió – años atrás- y de manera fortuita a la altura de las Faröes esta larva leptocéfala, de perfil plano que había sido clasificada como una especie distinta y que resultó ser el paso anterior a la angula en el ciclo biológico de la anguila. Los machos pasan 6 y 12 años y las hembras entre 9 y 20 años en agua dulce. Prefieren fondos con sustratos de fango y arena. Su permanencia en el río finaliza cuando se vuelven plateadas que corresponde al inicio de su maduración sexual Es entonces, en otoño, cuando la anguila, en noches sin luna, sigue el curso de los ríos y arroyos; deslizándose en ocasiones sobre la hierba mojada por tierra firme durante varios kilómetros. Tienen densos sistemas capilares que le permite respirar a través de la piel y absorber oxígeno directamente del agua o el aire hasta llega al océano, donde nadan o se dejan arrastrar por las corrientes en un prodigioso viaje de 5.000 km. a lo largo de 2 ó 3 años para llegar desde los ríos europeos hasta los lugares para el desove, que están situados en el Mar de los Sargazos entre las Bermudas y Puerto Rico (en el Caribe), lugar elegido por esta especie desde hace 140 millones de años. En el recorrido no necesitan alimentarse por lo que mueren después de la freza.

Desovan a casi 500 m de profundidad; cada hembra pone antes de morir hasta 20 millones de huevos de flotación libre. De estos huevos nacen las pequeñas larvas de apenas 5 mm. Un par de meses después cuando alcanzan los 2,50 cm., emprenden el ascenso a la superficie y son arrastrados por la corriente del Golfo hacia las costas de Norteamérica y Europa. Tardan un año en llegar a Norteamérica y tres en llegar a Europa. En esta etapa su alimento es el plancton Miden entonces unos 7 cm. y antes de acercarse a tierra sufren una gran trasformación: Disminuyen de tamaño, pierden los dientes, se vuelven cilíndricas y su sangre incolora se vuelve rojiza. Cuando lo consiguen, se han convertido ya en angulas, y se agolpan en grandes masas en la desembocadura de los ríos. Se alimentan de peces, cangrejos y otros invertebrados hasta que alcanzan el tamaño adulto. Son incoloras (transparentes) y observándolas de cerca, veremos sus ojos como dos puntitos negros, sus diminutas vísceras o su espina dorsal

Aún aquí, cuando están en la bocana de nuestras rías siguen sorprendiéndonos, porque las angulas asexuadas que remontan nuestros ríos se convierten mayoritariamente en hembras, mientras que las que se quedan en la desembocadura, donde el agua es más salada se trasforman en machos.  

Sufren entonces su segunda metamorfosis que las convertirá en anguilas adultas. Se tornan amarillas con el lomo de color café y con el tiempo cambian a negro verdoso y finalmente plateado completando aquí su ciclo.

La angula que es universalmente conocida como un suculento manjar, tiene varias razones de peso para dejar de formar parte de los menús habituales de nuestra mesa: Su peligro real de desaparición propiciada por la pesca masiva a falta de una regulación adecuada de su pesca, por las presas que impiden su migración ascendente; las turbinas eléctricas, que las dañan o causan la muerte; las canalizaciones fluviales, con las que pierden su hábitat porque destruyen estuarios y marismas; el cambio climático y de corrientes oceánicas y la contaminación, que puede reducir su capacidad reproductiva y migratoria.

Su precio desorbitado motivado por las bajas capturas, la exportación masiva a países como China que las cría para venderlas como anguilas a Japón y en menor medida a Dinamarca y Holanda

Lejos quedan aquellos tiempos a finales del siglo XIX y principios del XX, cuando se construía el ferrocarril vasco asturiano, que llegaba hasta el puerto de San Esteban de Pravia, los trabajadores comían al menos dos días a la semana salmón y angulas…..

 

No cabe duda que es un cebo excepcional para los meses de invierno; el mejor que se pude ofrecer -cuando está viva- a la lubina. Por tanto, quien disponga de esta carnada, tiene muchas posibilidades de llevarse a casa alguna buena pieza. Pescar lubinas anguleras es todo un arte y un bien cada vez más escaso.

Es en estos duros meses de invierno cuando se producen más capturas. Los lubineros buscan la entrada de la angula, las noches sin luna, la corriente en las rías; buscan el agua turbia y pasando de las inclemencias del tiempo acuden a su cita anual con la voraz lubina que viene siguiendo las bolas de angula

Mi equipo:

Para pescar róbalos en la desembocadura de los ríos anguleros necesitaremos una caña ligera (las de carbono van muy bien), un carrete pequeño pero sólido teniendo en cuenta que se las puede ver con piezas de tamaño considerable.

Un buen monofilamento es imprescindible para aguantar la picada de una buena pieza (del 0,30 suele dar buen resultado)

Necesitaremos un flotador, boya o buldo de color llamativo para que sea bien visible. El tamaño dependerá de la distancia que deseemos lanzar.

Es importante la elección del anzuelo. De tamaño más bien pequeño – carbono y pico de loro suelen ser los más efectivos-.

  

Para colocar la angula; la atravesaremos sin partirle el espinazo a unos dos o tres centímetros de la cola. Dada la dificultad que entraña colocar una angula en un anzuelo pequeño por lo nerviosa y resbaladiza que es, recurriremos al viejo truco de rebozarla con arena fina o serrín que en previsión llevaremos con nosotros. Esto nos facilitará mucho su colocación sobre todo si pescamos por la noche casi a oscuras. El éxito de esta modalidad de pesca depende totalmente de la colocación del cebo. Por eso debemos asegurarnos siempre de que esté en perfectas condiciones. En caso de duda lo cambiaremos. Igualmente efectivas son las anguilas pequeñitas (Hoy día está prohibido pescarlas).

Cuando lleguemos a nuestro sitio favorito de pesca, debemos fijarnos si hay actividad en la superficie (saltan fuera del agua, platean entre dos aguas vemos ondulaciones etc.) aparejaremos de la siguiente manera:

Sedal madre (llenado de carrete) del 0,30 atado a un esmerillón cerrado y que gire bien.. Al otro extremo del mismo, ataremos el Principal del terminal de unos 3 o más metros dependiendo del largo de la caña; del mismo grueso que el sedal madre o un poco más fino 0,26. Al final del mismo ataremos la boya.

En el principal del Terminal montaremos dos o tres gametas con sus correspondientes anzuelos, convenientemente separadas para que no se líen; bien, atados directamente en la línea o usando esmerillones triples de buena calidad. Los hay a la venta, preparados para garantizar el perfecto giro de los aparejos. El movimiento ondulante que este tipo de aparejos suele dar a las angulas, resulta irresistible para la voraz lubina.

Si por el contrario observamos que la actividad puede estar por el fondo tiraremos al mismo, con uno o dos aparejos lastrados con el plomo adecuado.

Hoy en día los anguilones de vinilo –logradísimos- suelen ser muy eficaces, dan menos trabajo y salen más baratos considerando que las angulas hay que comprarlas porque no está permitido cogerlas sin la correspondiente licencia.

De todas maneras, la mejor técnica es la experiencia de cada pescador que adaptará a su conveniencia las mil y una maneras de aparejar.

Por último una frase escrita por un gran pescador del Oriente:

Pescar en la escasez exige un ejercicio de responsabilidad, y son precisamente los pescadores asiduos los más preocupados por proteger la especie, rechazando de plano la pesca de alevines  ¡¡¡chapeau!!!

Salud y buena pesca

 

 

 

 

 

 
 

  

  

 
1 Comentario

Publicado por en 7 noviembre, 2008 en CLASES DE PECES

 

EL SALMONETE

  • EL SALMONETE

 

 

El salmonete es un hermosísimo pez, de brillantes colores que van del amarillo al rosa, del morado al naranja en una completa paleta de colores  que varía según  su  entorno.

A pesar de no tener un gran tamaño constituye  una grata captura  y una presa habitual para el pescador de costa que practica la pesca al  lanzado. Aunque son pocos los pescadores que se dedican específicamente a la pesca de este pez.  Es   por  lo  que su captura suele ser debida a la casualidad

 

 Pertenece a la familia de los Múlidos  orden Peciformes.  Existen dos clases de salmonetes:

De roca (Mullus Surmuletus) y de fango ( Mullus Barbatus) .  Aunque en su forma y su comportamiento son casi idénticos existen algunas características  que los diferencian.

El salmonete de roca, también conocido con los nombres de salmonete rayado o salmonete de buena casta, tiene el perfíl anterior de la cabeza oblicuo. Presenta una banda lungitudinal rojo oscuro que se extiende desde el ojo hasta la aleta caudal. Debajo de ésta, posee tres lineas amarillas bien definidas a lo largo de los flancos. La aleta dorsal es amarilla con dos manchas negras perfectamente visibles.  La intensidad de su color varía en funciçon de la profundidad en la que habita y la época del año. Es impresionante su capacidad para cambiar de color. Durante la noche sus colores se vuelven muy tenues. Su tamaño es superior al de fango y la talla mínima para su capatura  es de 11 cm. en mi comunidad (Asturias).

 

Su sabor es exquisito y muy apreciado en la cocina por su finísima textura.       

                               Salmonete de Roca

 El salmonete de fango, llamado también salmonete de mala casta o salmonete barbado es más habitual en la zona del Mediterráneo, tiene la frente angulosa, las barbillas cortas – no más largas que sus aletas pectorales. Su color es liso de un rosado uniforme. No es tan brillante y no tiene manchas negras en la aleta dorsal. Su carne es más insípida y menos compacta ya que el cieno les proporciona un regusto bastante desagradable

                                             Salmonete de Fango

.

El salmonete en general  tiene el cuerpo alargado y  algo aplanado  por los costados, cubierto de grandes escamas. Su cabeza es ligeramente inclinada y prominente. En la parte de debajo de su mentón tiene dos largas y sensibles  barbillas en continuo movimiento, con múltiples células sensitivas que le sirven para escarbar,  detectar y degustar   las presas  en el fondo de arena o fango.  Las puede esconder en una ranura que tiene la mandíbula inferior. Sus ojos son  grandes y están situados en la parte  superior de la cabeza. Bajo ellos tiene dos grandes escamas.

Tiene dos hileras de dientes en la mandíbula inferior bastante blandos y algunos más en el paladar. Sus aletas dorsales están bastante separadas. La aleta caudal tiene la bifuración muy marcada. Su tamaño más habitual ronda los 20 -30 cm. pero puede llegar a los 40-50 y pesar  del Kgr. de peso. Algunos llegan  a vivir hasta 10 años. Pero los realmente sabrosos son los ejemplares jóvenes de 500 grs. más o menos. Suelen andar en cardúmenes aunque alguna vez tambien se ha visto algún ejemplar solitario. Como especie de fondo, que es, los más jóvenes buscar los fondos rocosos con arena y algas. Los adultos suelen estar a una profundidad de hasta 120 m.  .

                                                                    

                                                                                                 

 

Es  especie gregaria que se reproduce  a los dos años en los meses de primavera  verano  que  varía  la freza según la latitud y la temperatura del agua. Una vez hecha la “puesta”, los huevos eclosionan  en tres o cuatro días.

Se alimenta de todo tipo de animales que se encuentren en los fondos marinos que tengan un tamaño adecuado para ser ingeridos, todo tipo de gusanos: xorras de arena, de agua, catalana, americana, coreana, de tubo, de agua, crustáceos, mejillones, navajas etc. …. Sin embargo pasará olímpicamente de cebos tan universales como la sardina, el pulpo, la anchoa,el calamar,  la sepia …. Cuando se alimentan  escarbando con sus barbas el fondo levantan una nube de arena dejando a la vista todo tipo de animalillos.  Es curioso ver cómo otro tipo de peces oportunistas como las platijas, los sargos, panchos etc se  acercan para comer las presas que han quedado expuestas sin ser  “invitados”. Suele viajar acompañado de pequeños xargos  – entre otros – que pululan a su alrededor. Aunque estos comensales no perjudican para nada la alimentación del salmonete. Se alimenta de forma ininterrumpida tanto de día como de noche. Pero dado que su cebo preferido es  blando, es mejor pescarlo por la noche ya que muchas especies pequeñas se retiran a sus escondites hasta el amanecer y nos atacarán menos el cebo destinado al salmonete. Eso no quita que algunos, como los espáridos, sigan activos también por la noche. Con todo habremos descartado muchos de ellos.  

  Para su pesca desde costa, es mejor un anzuelo mediano y no hace falta una gran cantidad de cebo, sólo el suficiente para tapar el anzuelo según algunos pescadores. Particularmente, uso anzuelos grandes siempre y con un buen cebado y el salmonete entra igual. Además me asegura tener cebo durante más tiempo aunque los pequeños peces que lo suelen acompañar coman también. Otra ventaja es que  será más fácil  que localice la carnada.  Por su forma de comer, no  arrancará un trozo  y se marchará, sino que lo devorará todo y con ello se tragará el anzuelo.

Las primeras picadas que detecta el puntero de nuestra caña puede deberse a los pequeños espáridos con los que comparte su alimento o a esa primera y tímida prueba que tiene por costumbre hacer antes de abalanzarse decidido sobre el cebo. Esto es importante porque al salmonete hay que dejarlo comer si queremos que el anzuelo quede sólidamente clavado en su boca. Si intentamos clavarlo en los primeros intentos corremos el riesgo de quitarle el cebo o lo que es peor romper su endeble boca. En cualquier caso es preferible no apurarse pues si  ha probado nuestra carnada y le gusta, se la tragará sin más contemplaciones.

Es  impresionante la belleza del tono rojo intenso que tiene cuando se le quitan las escamas recién pescado…Es el pez más bello después de muerto… y no da trabajo ni para quitárselas pues casi se caen solas…. Ya en tiempos de los romanos eran especialmente apreciados y admirados sobre todo por la capacidad de intensificar su color segun se les va la vida. 

      

Es un pescado  semi-graso cuya carne es muy saludable por sus componentes cardiovasculares beneficiosos. Es un gran aporte de proteínas y grasas insaturadas, del tipo omega-3 por lo que es considerado  “alimento cardiovascular”. Es muy rico en  yodo, fósforo, sodio, potasio y calcio.

Y….nada más ¡¡Salud y buena pesca

 

 
 
 
 
 
Deja un comentario

Publicado por en 27 junio, 2008 en CLASES DE PECES

 

EL RODABALLO…Rey de la cazuela

 

 

  El Roballo pez de mar ( Psetta máxima, pertenenciente al orden de los Pleuronectiformes), es de cuerpo muy comprimido y plano en forma de rombo asimétrico, casi circular, muy grueso y sin escamas.Tiene la boca grande y el hocico en punta  danta con una mandíbula prominete e igual dentadura  en ambos lados.En reposo, por la forma de sus ojos saltones mira hacia la izquierda.

Las aletas pectorales son cortas y redondeadas con forma de espátula. Tiene  una extensa aleta anal y el ano está situado en el lado derecho (parte blanca de abajo). Gris pardo en su dorso (parte izquierda), cambia de color en función del que tenga su entorno. El vientre es de color claro. Su piel  presenta en la parte superior numerosos tubérculos de forma cónica, que lo diferencian de otros muy similares como son el Rémol ( , Scophtalmus rombus )también llamado Rombo, aunque es muy parecido se diferencia del Rodaballo porque presenta en su parte dorsal una serie de manchas blancas muy características y además su aleta dorsal tiene unos radios separados (no unidos).

La Platija de color verdoso con manchas oscuras  y la solla, más alargada  y con pintas rojizas también tienen cierto parecido, aunque se asemejen más al lenguado.

  El Rodaballo vive en aguas  poco profundas, nunca superiores a 100 ó 150 metros. Le gustan los fondos arenosos donde suele pasar el tiempo descansando, alimentándose de peces más pequeños  y todo tipo de crustáceos. Es un depredador diurno muy voraz.

 

Los ejemplares adultos pueden tener hasta un metro de longitud y más de 15 kg. de peso. Al llegar la primavera se acercan a la costa para desovar. La calidad y la temperatura de las aguas de la costa influye en su rápido desarrollo.

La freza, se lleva a cabo entre abril y agosto y una hembra adulta (grande) puede llegar a poner 10 ó 15 millones de huevos. Realiza varias puestas secuenciadas cada dos a cuatro días. Los huevos flotan envueltos en una gota que segrega para su protección. La fecundación es externa y la incubación dura unos siete días aproximadamente.

Las larvas son pelágicas (que flotan en el mar unidas al plácton) y empiezan a vivir sobre el fondo cuando miden unos 25 mm. de longitud.  A los 40 ó 50 días realizan una metamorfosis y cambian su  simétrico estado larvario y se transforman, su ojo derecho se desplaza hacia la izquierda perdiendo su simetría.  Al final del año, cuando alcanza los 8 ó 10 cm, abandona las aguas litorales para sumergirse a mayores profundidades.

Alcanzan la madurez sexual  cuando miden 15 cm  los machos y 20 las hembras. Unos tres años son necesarios…. De ahí la importancia de respetar la medida de 30 cm. para intentar preservar la especie, antes tan abundante, hoy tan escasa.

 

Es un pez que se caracteriza por su vitalidad y resistencia, pues es fácil que dos días después de ser capturado aún pueda seguir vivo. Puede llegar a vivir unos 15 años.

 En los meses de verano es cuando más posibilidades hay de capturar alguno pescando desde costa y siempre a fondo  -surf-casting- . Habita fondos marinos arenosos desde costa hasta 100 metros. No suele desplazarse.

Es una especie que se pesca principalmente con la técnica de arrastre, ésto no quiere decir que no pique a un cebo bien presentado, si éste cumple con los requisitos de  descansar sobre el fondo y ofrecer una carnada de su gusto. Lo que mejor me ha resultado  para coger los poquitos que he pescado es colocar unas xorras ( de arena, de agua, americanas, de rosca etc.) en un pequeño anzuelo. El cangrejin blando, la patexa y otros crustáceos también nos pueden sorprender gratamente.

Para ello no es necesario lanzar a grandes distancias ni en zonas muy profundas, pues el Rodaballo se comporta como otros muchos peces de litoral y se interna con la marea siguendo los canales hasta la misma orilla del agua para conseguir su alimento. En ocasiones, con la bajamar, no encuentra su camino de vuelta o bien éste se ha quedado en seco, entonces se esconde  entre la arena de cualquier charca y allí espera a que vuelva a subir la marea.

Una característica que presenta es que, de ser descubierto, puede incluso ser atrapado a mano, debido a su escasa movilidad. Si se desplaza, lo encontraremos un poco más adelante posado en el fondo.

 Podemos encontrarlo en todas nuestras costas de una manera muy irregular y desgraciadamente pocas veces  tenemos la satisfacción de encontrarnos con uno de considerable tamaño, lo que siempre representa una grata sorpresa tanto por la calidad de su carne que es fina y delicada como por  el desorbitado precio  que tiene en el mercado dada  su escasez.

 Por otra parte considero todo un éxito los logros para su cría en cautividad, y ruego que según lo estipulado suelten al mar los que sean pertinentes.

 En algunos de mis días de pesca, me gusta coincidir con un pescador de avanzada edad que me cuenta  unas historias muy interesantes. Entre ellas y a tenor del rodaballo me contó que su padre -años ha- solía bajar a una de tantas playas asturianas con un artilugio de construcción casera  parecido a un arpón y paseando por la playa al lado del agua iba buscando rodaballos. cosa harto difícil dado su mimetismo con la arena  El hombre, por necesidad más que por otra cosa, había desarrollado una habilidad muy grande para encontrarlos y los arponeaba sin mayores dificultades dada su lentitud. En aquel tiempo los rodaballos tenían un tamaño considerable, y era para él toda una alegría dada la escasez que de casi todo se sufría , el llegar a la aldea con un pez  que daba bien de comer a una gran familia.

 

Salud y buena pesca,

 

  

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 5 junio, 2008 en CLASES DE PECES, EL RODABALLO

 
 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.