RSS

Archivo de la categoría: LA LUBINA..LA REINA

PESCANDO LUBINA DESDE COSTA ASTURIANA 1º

 

  PESCANDO LUBINA DESDE LA COSTA ASTURIANA

 

Este magnífico pez tiene todos los requisitos para ser considerado el paradigma del pez deportivo. Es fácil capturarlo con cualquier técnica y en cualquier parte de nuestro litoral durante todo el año. Puede tener buen tamaño y es bastante agresivo. Acostumbra a nadar por  las costas rocosas  y  por  los arenales, las zonas de estuarios, los puertos y dársenas. Suele entrar  por las rías  ya que  le encanta el agua dulce donde encuentra  su alimento. Si queremos pescar  lubinas, debemos buscarlas a poca profundidad casi en la superficie y con buen movimiento de olas, espuma y remolinos porque   necesita mucho oxígeno.

Las jóvenes se desplazan en bancos, las adultas en parejas.

Cuando se pesca un gran róbalo, debemos tener en cuenta que muy cerca anda su pareja. Su fidelidad es tal que cuando se pesca  una de ellas, la otra andará buscándola por la zona varios días.

La mejor temporada  para su captura son los meses fríos. En el Cantábrico la mejor época es cuando entra la angula en las rías ya que para ellas es un verdadero manjar y las persiguen desde el Mar de los Sargazos  que es donde las anguilas   frezan. Sus crías (las angulas) se desplazan  formando unas enormes e  impresionantes bolas para  protegerse de los depredadores  entre los que se encuentra  en un lugar muy destacado la lubina.

El Róbalo es un pez muy astuto, por lo que el cebo  sea cual sea que hayamos elegido,  debe ser colocado de la forma más natural posible porque su desconfianza la llevará a huir  rápidamente si nota alguna anomalía en el mismo,  o bien pasará  olímpicamente de él. Debe ser abundante porque es un pez muy voraz que le gusta un buen bocado.

Al amanecer y al caer la tarde son los mejores momentos para su pesca…aunque se han sacado buenos ejemplares a mitad del día o de la noche. ( Ya saben cada uno cuenta la feria, según le va en ella)

La  lubina es muy ágil y rápida cazando. Persigue los bancos de sardinas, chicharritos y todo pez pequeño que se pone a tiro.  Los lanzones, pixilines o llongarones- son unos pececillos que se acercan a desovar en los arenales –  son exquisitos para ellas.

Con la mar tranquila y clara, prefieren alimentarse en los roqueros que sobresalen del mar lejos de la costa donde cazan  cangrejos  y moluscos y todo tipo de pececillos.

Asombra ver  el tamaño de los cangrejos que es capaz de tragar una lubina de tamaño mediano con sus pinzas y todo.

El calamar, chipirón, tiras de abadejo bien presentado, anguila, trucha viva (arco iris y comprada en piscifactoría. Debemos tener a mano la factura de compra para evitar problemas con  la autoridad). Son de lo más eficaces para la pesca de los grandes especimenes.

No desdeña para nada, todo tipo de xorras  si – como ya he dicho- están puestas de forma natural y en una gameta bien larga para que tenga  buena movilidad.

Otro cebo de lo más interesante es la pata pulpo. Peladita y bien blanca nos aumentará las posibilidades de coger una buena pieza. La pata de pulpo tiene un olor muy atrayente y al tener alto contenido de fósforo será casi luminiscente y lo verán desde una gran distancia. Especialmente interesante para pescar por la noche.

Por supuesto si el pulpo ha sido cogido en la misma zona de pesca aumentará aún más las posibilidades. Cuando se pesca  lubina con pulpo, se corta 6 ó 7 cm.  de pata  por  la parte más gruesa desechado  la más delgada.  Con la aguja que usamos para ponerlas sardinilla o el lanzón y con el mismo método la colocaremos en el anzuelo asegurándonos que la punta y la  muerte del mismo quede asomando. Si vemos que no nos queda lo suficientemente fijo la ataremos un poco con hilo de licra.

Si pescamos en playa  no necesitamos hacer  grandes lances. Donde rompen las olas es lo ideal.  Seguro que en alguna ocasión  cuando os metéis en el agua para lanzar os ha pasado alguna lubina junto a los pies.

 A diferencia del xargo que da fuertes tirones cuando se siente prendido y si puede se mete entre las piedras, la picada de  la lubina se manifiesta doblando la caña  continuamente  arrancando en dirección al mar  a gran velocidad como si nuestra vara fuera enganchada por una” fuera borda”.  De ahí lo interesante de dejar el carrete lo suficientemente flojo para que pueda sacar hilo sin romperlo  pero que salga con algo de dificultad para que se canse pronto de tirar. Bueno, debemos tener en cuenta que es muy sensible al dolor y si está tragada antes de dar la batalla vendrá en nuestra dirección intentando atenuar  el daño que le hace el anzuelo. Si pica, debe coger el cebo con confianza, sin notar ningún tipo de tensión.

Debemos tener la suficiente sangre fría para dejarla  irse hasta que se canse  cerrando poquito a poco el carrete para que su esfuerzo sea mayor. Se suele entregar bastante pronto. Se cansa rápido de ahí  la importancia de trabajarla con inteligencia –dejándola ir y volviéndola a traer cuantas veces sea necesario hasta que esté rendida.

Hay infinitas maneras de pescar lubinas. Y montones de modos de hacer aparejos y colocar cebos. Un montón de historias y anécdotas sobre este maravilloso pez..  Seguiremos hablando de la lubina y trataremos esos temas.

Y al final,  por qué no decirlo, su carne es de lo más valorada dado su sabor  y textura y  lo poco que se comercializa. Hoy,  a la venta están las de piscifactoría que viene principalmente de Marruecos y cuyo sabor es más insípido y su carne  menos firme pero que está a un precio mucho más asequible.

Bueno, hasta otro día  ¡¡salud y buena pesca!!

 

           

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en 2 julio, 2008 en LA LUBINA..LA REINA

 

LA LUBINA……

 

LA  LUBINA  “LA REINA”

 Lubina,  Róbalo(cuando es grande Robaliza,  Llobina, Llubina, Roballiza, Furagaña (la pequeñina),Mangarillas, Llobarro, Roballo …son algunos de los nombres con que se conoce este espléndido pez, favorito de  muchísimos pescadores por su carne magra y compacta, con pocas espinas y un delicado sabor. Ya  era un plato  muy importante en la mesa de los emperadores romanos que la llamaban lupi lunati  

 De nombre científico :Didcentrarchus labrax. Clase: Ostejctios. Orden: Perciformes. y de la Familia Morinidae.”

 Es un pez muy voraz, tanto que su nombre Róbalo deriva del latín “lupus” (lobo) por su voracidad y la rapidez con que ataca a sus presas,

 Sus características principales son un cuerpo alargado y esbelto de color gris plateado con el lomo más oscuro y una mancha negra en el opérculo. El vientre blanco y las aletas dorsales muy separadas y sin pintas Tiene  un gran parecido con el  múgil y la lisa de los que se diferencia principalmente por su enorme boca de depredador que le gusta salir de caza  por la noche. Tienen el hocico afilado y la mandíbula inferior ligeramente prominente

 Los machos alcanzan la madurez sexual a los dos años, las hembras a los tres. De ahí la importancia que tiene respetar las medidas para preservar la reproducción de esta especie. Son 36 cm, 36 . las medidas legales del  Cantábrico hasta el Golfo de Cádiz  inclusive . En el Mediterráneo  es de 23 cm. Y en Las  Islas Canarias de 22. Aunque a los del Norte nos cuesta asimilar la diferencia de medidas entre comunidades, me supongo que está  motivada por la diferencia de temperatura de las aguas. La lubina necesita calor para reproducirse y crecer rápido.

 Las lubinas se reúnen en grupos muy numerosos para reproducirse entre los meses de enero y marzo, buscando aguas salobres. Generalmente varios machos fecundan los huevos de una sola hembra. El período de reproducción varía según la zona. En aguas frías como el Norte de Europa suele reproducirse después del mes de agosto Una lubina necesita entre 16 y 25 meses para llegar a pesar 500grs. En el mar mediterráneo suele acercarse a la costa en el invierno  para la freza. Los huevos flotan libres en el mar y están protegidos por una gota de aceite.

 Sus lugares favoritos son las costas rocosas de los arenales y rompientes  donde el agua parece hervir  y arranca de las piedras  los crustáceos y donde se acercan a comer los pequeños peces. Busca siempre aguas limpias y batidas.  Le gustan las playas abiertas, las bocanas de los puertos, los estuarios. Con la pleamar suele entrar por las rías buscando aguas oxigenadas.  No suele andar a grandes profundidades  aunque puede llegar a los cien metros En los meses de calor se   acerca mucho a la costa alejándose en el invierno. Algunas se acercan tanto en las playas que se quedan  varadas hasta que una ola la mete otra vez al mar. Por eso mismo, los lances en las playas  no hace falta que sean  muy largos. Donde las olas rompen en espuma suele ser el mejor sitio.

 Su voracidad la lleva a comer todo tipo de pequeños peces gregarios. Suele cazar de noche y no desprecia tampoco cualquier gusano vivo: (xorras de arena, agua ,xorrones, coreanas, americanas  etc)… Entre  sus favoritos están las sardinas pequeñas, bocarte o parrocha. Le gustan los lanzones, Pixilín  o Llongarón  que vienen a desovar en la arena de las playas.  Todos estos cebos deben ponerse con aguja y de manera que tengan cierta movilidad. La lubina ataca todo lo que se mueve.  Le gustan los crustáceos, los erizos de mar  y adora la patexa y el cangrejo blando. También suele dar resultado una buena tira de abadejo bien colocada. Nunca desdeñará una pata de pulpo bien blanquita, jugosa y bien puesta.  Suele recorrer miles de Km. siguiendo a la angula. En los ríos anguleros es fácil pillar algún buen ejemplar con  ésta como cebo ya que para ellas es una exquisitez.

 La picada de la lubina puede nos ser tan vigorosa como la del xargo o la dorada y cuando se siente pinchada  tiende a aflojar el hilo nadando hacia el pescador, Y digo puede, porque por experiencia sé qué puede pasar cuando una lubina grande se arranca en dirección al mar….pero eso es otra historia. También depende  de cómo viene enganchada, si traga y se clava será más dócil  -parece ser muy sensible al dolor- Si viene  por el labio nos presentará cara. Si tenemos la suerte de enganchar  “el lubinón” debemos ser muy finos. Para empezar no se debe dejar el carrete totalmente apretado. Si engancha hay que darle la oportunidad de sacar hilo. Tampoco se lo debemos poner  demasiado fácil, lo suficiente para que no nos lo rompa y para que  se vaya cansando al tirar. Suele entregarse bastante pronto por eso nos dará  resultado jugar a dejarla ir y cuando canse de sacar hilo volver a traerla. No ponerse nervioso es primordial en estos delicados momentos. Si tenemos la suerte de pescarla en la playa tenemos la inestimable ayuda del mar. Debemos saber aprovechar el empuje  de las olas.

 Como otros tipos de `peces cuando son jóvenes viven en bancos, volviéndose más solitarios cuando son adultos.Lo normal es que anden en parejas y  está comprobado que cuando se pesca  una, el compañero anda días enteros  buscándola antes de alejarse.

 Se suele pescar con caña desde costa, con palangre y cebo vivo, al trasmallo  y últimamente esta muy de moda  el curricán con cebos artificiales  ( o sea caceando) desde barca .

 Hay anguilas de vinilo que – dicen dan buen resultado- pero indudablemente lo mejor es el cebo vivo y con movilidad. La cucharilla desde costa también está dando buenos resultados sobre todo cuando entra en las rías.

 Su tamaño  puede llegar al metro y a los 12 Kg de peso. Lo más normal son  unas buenas lubinas de seis o siete kilos,   y ya tienen   ¡tela!. Pero como en todo hay excepciones.

 Debemos tener en cuenta cuando vamos a pescar lubina que varía su comportamiento según el día,  tiene en cuenta las fases lunares, las mareas, el viento, la  estación, el mes, el año, el mapa estelar…. Que conste que no es por desanimar, sólo hay que tener paciencia, constancia y estar en el sitio justo en el momento indicado. Sólo así  conseguiremos pescar este pez maravilloso  que nos dejará enganchados de por vida.

`Salud y buena pesca…

 

 
6 comentarios

Publicado por en 15 junio, 2008 en LA LUBINA..LA REINA