RSS

Archivo de la categoría: LOS XARGOS

Pescando xargos….en Asturias

 

PESCANDO XARGOS DESDE COSTA

El pescador que piense pasar  una jornada de pesca tras el xargo deberá saber adecuarse a las condiciones del día y del sitio  donde  piensa  lanzar su caña para buscar con éxito  una especie que en función de la zona o las condiciones climatológicas variará drásticamente su comportamiento. Los sargos, familia de los espáridos, son uno de los miembros cuyo carácter es más receloso, y a medida que gana en tamaño y edad también lo hace en astucia, lo que deberemos tener muy presente para conseguir su captura.  En la pesca, como en casi todo, cada maestrillo tiene su librillo. Este es un resumen del mío….

Debemos  conocer bien el comportamiento del sargo, . Suelen  alimentarse a media profundidad en los rompientes, en las proximidades de las rocas o en los  muelles. Con aguas claras y tranquilas buscará su alimento en el fondo.  También en las playas. Esto es de “Perogrullo” ya que será aquí donde encuentren el alimento con mayor facilidad.  En las noches, con la oscuridad, se vuelven  más confiados y prefieren las aguas tranquilas como las de los puertos o rías. (Mis mejores pescatas de xargos las hice en las bocanas de las rías por la noche).

 De lo expuesto sacaremos los datos necesarios para hacer el aparejo más adecuado (No montaremos  un aparejo  para pescar a media profundidad si sabemos que  con el agua clara y tranquila andan por el fondo. . Entonces  está indicado pescar a fondo si es  de día.)

Esto también nos condicionará la forma de aparejar.  De día y con agua clara  el hilo debe ser fino y la colada del anzuelo larga para que el cebo tenga un movimiento natural bajo el agua. Claro que esto nos puede servir de poco si estamos pescando en zona de rocas, desde un sitio alto o con la mar revuelta.  Me explico: Si la mar está revuelta y ponemos una “pernada” larga lo más probable es que se nos líe a la primera de cambio. Se impone poner una más corta.

Si estamos en un alto y nos entra una buena pieza seguramente con el hilo tan fino no consigamos subirla. Por supuesto si es  en zona de rocas habrá que asegurar con un hilo más grueso para evitar la rotura por el roce con las piedras.

En todo caso es la experiencia del pescador la que hará que en cada situación escoja una manera de aparejar. Debemos tener en cuenta que por la noche, cuando el xargo se confía es cuando pueden entrar las grandes piezas y es cuando debemos poner  hilo más grueso ya que será menos visible y nos evitará riesgos. (Alguna vez me he quedado “chafada” después de prender una buena pieza y cuando ya está prácticamente fuera del agua se me va porque el hilo roza una piedra…)

 Otra ventaja es que al ser el hilo más grueso se lía menos. Deshacer nudos por la noche tiene su  “aquel”….

En cuanto a los anzuelos particularmente me encantan grandes y  de pico de loro para fondo y más pequeños,  rectos  y de paleta larga para la pesca con boya.

Los mejores cebos, como para otras especies, son los que se pueden encontrar en la zona que se va a pescar. Pero seguramente hacerse con ellos es difícil para muchos. Recurriremos entonces a los cebos  que sabemos de su efectividad en cualquier escenario de pesca. El xargo entra bien a todo tipo de xorras, (de arena, blanca, de agua, de rosca, de tubo, americana etc.). Los gamusinos son para él un verdadero manjar, y  adora  la Tita, cebo duro por excelencia y que a mi me encanta. En alguna ocasión con la misma  he pescado hasta cuatro xargos. Además por su color claro y luminoso es muy indicado para las noches de pesqueras.

 Pescando a fondo atacarán cebos que a media agua serán rechazados.

Un xargo sabe que un trozo de calamar o cangrejo inerte no pueden estar suspendido en el agua.  Por eso la  forma en la que se presenta su alimento es determinante a la hora de ingerirlo o rechazarlo. Un trozo de sardina o de calamar, bocados ambos que encontraría deliciosos abandonados sobre el lecho marino, nunca serían atacados si los encontrase suspendidos entre dos aguas a plena luz del día. ¿Por qué? Pues porque un sargo “sabe” que un trozo de pescado puede ser hallado en el fondo, pero nunca en otro sitio.

Si por el contrario nos vamos a un acantilado, con un buen babero de espuma,  el agua rompiendo y un buen “macizo” que nos los acerque, la gamba pelada, la quisquilla, pulga, mejillón, sapas, cangrejos blandos y hasta el filete de sardina salado si está bien colocado nos pueden dar grandes satisfacciones (aunque éste último con la mar batida se nos romperá con mucha facilidad aunque lo atemos con hilo de licra). Para estos casos la caña con boya es imprescindible.

Para esta modalidad de pesca, un buen cebado puede ser la garantía de un día exitoso. Hay verdaderos expertos en el arte de pesca de xargo a boya. Muchos de ellos llevan entre sus cosas un corcho grande y coloreado, un trozo de madera etc. que arrojarán al mar para poder ver cómo van las corrientes y saber antes de arrojar el “enguado” cómo lo va arrastrar el agua y controlar por dónde pueden entrar las piezas. (En una ocasión he visto para este menester arrojar una naranja…. Flota y se ve muy bien)

 Como en todo en esta vida. La observación será nuestra mejor aliada y la que más nos va a enseñar.

Debemos recordar que el color del agua es muy importante. Como ya dije antes con el agua clara hay pocas posibilidades de pescar alguna pieza de buen tamaño a no ser a fondo y lanzando lejos de la orilla.

Por el contrario con el agua turbia después de las marejadas deberíamos poner cebos olorosos porque los peces  buscarán la comida por el olor. Es entonces cuando la sardina, las xorras sobre todo si son las de sangre y los mejillones son  de lo más efectivos.En esas circunstancias para la pesca a boya  el “macizo” de anchoa o sardina será a mi entender el más indicado.

Debemos tener en cuenta que cuando la mar está  “echada” y el agua clara, la caña de boya es mejor dejarla en casa. Cojamos entonces las de fondo  y un cebo de amplio espectro pues lo más probable es que saquemos cualquier otra especie  antes que un xargo. (A las doradas les encanta el agua clara y tranquila)

Otro inconveniente para la  pesca, es el viento. Bueno, aquí hay diversidad de opiniones porque ya sabemos que cada uno ve la feria según le va en ella. Por una parte es bueno porque mueve el agua y así la revuelve. También puede ser efectivo el movimiento de las varas que arrastran el cebo de forma natural  en la modalidad de fondo. El inconveniente es que no deja lanzar bien, ni se marcan las picadas y si usas cebo blando se te deshace todo enseguida. Por supuesto con viento la vara de boya ni mentarla. Es  muy complicado manejar una vara de  7 o más metros en un acantilado,  con viento que además se tiene siempre en la mano. Particularmente los días de viento son para mí los peores para cualquier modalidad de pesca.

Es conveniente controlar un poco las mareas. Mis horas preferidas de pesca son las dos últimas horas bajando y las dos primeras subiendo si pesco en las bocanas de las rías o en las desembocaduras de algún riachuelo. En la pesca a mar abierto prefiero las pleamares pues se supone que los peces  se arriman a  comer el marisco de las rocas que el mar va cubriendo y las xorras que hay en las zonas de arena.  Para eso son buenas las dos últimas subiendo y las dos primeras bajando. Pero bueno, esto de la pesca no es una ciencia exacta ni mucho menos y el día menos pensado haces una gran pesquera a media marea.

Por último dos consejos:

Uno es para cuando hayamos aferrado  alguna pieza.  Por el carácter huidizo del xargo, debemos tener cuidado de que no se nos desprenda  y nos caiga al agua soltando escamas, – sobre todo si hemos conseguido atraer – un grupo de ellos- Sería una pena  perder nuestro sitio de pesca por ponernos nerviosos o acelerados.

El otro es que tengamos siempre presente que a un lado de la caña puede estar  la pieza que todos soñamos pescar…. Pero al otro está nuestra vida. No la arriesguemos por muy importante que sea lo que nos haya picado.

Salud y buena pesca

 

 

 
5 comentarios

Publicado por en 2 junio, 2008 en LOS XARGOS

 

EL XARGO

     

   El xargu ó sargo

Xargu, Chopa, Xárabu, Jargo, Palmera (joven), Zapatero, Sarabo, Relojín, Sarabetín, Musarra son algunos de los nombres con los que lo conocemos en mi querida Asturias. (Aunque quiero aclarar que la chopa es una prima hermana  muy parecida por lo que es motivo de  confusión.                                                                                                                                                                                                                              Tiene un cuerpo comprimido, alto y ovalado, sus dientes son planos y muy afilados y su boca  es pequeña                                                                                                                                                                                                                                La tonalidad general del xargo es grisáceo con reflejos plateados más o menos oscuro dependiendo de los fondos donde habite y de la edad que tenga. Posee unas ocho bandas transversales oscuras que se van difuminando y llegan a desaparecer con la edad, la última de ellas, situada sobre el pedúnculo caudal, es la más marcada y tiene forma de silla de montar. Su aleta caudal está orlada en negro.                                               Los aficionados a la pesca lo conocen bien: es un pez frecuente en nuestras costas, más bien gregario, que viste una librea al estilo de un mayordomo antiguo. Cuando es adulto se vuelve más solitario. Es una presa muy codiciada por quienes pescan desde tierra, en playas o zonas rocosas, sus carnes atesoran un sabor espléndido, muy marcado y netamente marino, ya que se alimenta de moluscos  de moluscos y de pequeños crustáceos.                                                                                                                                                                                                                           De la familia de los Espáridos,  su nombre científico es Diplodus Sargus y creo que es pariente lejano del besugo y la dorada.Su tamaño, más normal va de los 15  cm. a  los 45, aunque siempre hay excepciones. El peso de un ejemplar adulto es aproximadamente de dos kilos Se han sacado ejemplares de un tamaño superior, notándose su edad avanzada por su aspecto avejentado y su deficiencia dental,habita normalmente entre los dos metros  y los 20 de profundidad Este espárido tiene su hábitat cerca de costas rocosas, especialmente allí donde las rocas caídas forman declives que contienen muchos agujeros apropiados como refugio. Se le encuentra durante todo el año pero es especialmente común durante la primavera y el verano. A principios de verano suele buscar aguas salobres por lo que es frecuente encontrarlo en las rías. Los huevos, que flotan, son puestos en abril o junio y los peces jóvenes viven una vida pelágica durante el resto del verano. Como casi todos los peces la mejor hora para pescarlos es desde la caída del sol hasta el amanecer. El mejor cebo de todos como siempre es la lombriz de mar, viva y mejor del terreno donde habita. Entra muy bien a las titas y a las xorras americanas. También es un cebo muy atrayente para ellos el mejillón, sin valvas y atado con hilo de lycra. Tampoco hace ascos a un taquito de sardina bien colocado. Los lances  no deben ser muy largos pues le gusta la escollera.En las cercanías de las rocas y con mar blanco de espuma y el agua turbia, se pescan a boya con gamba, quisquilla o pulga y  si es “mazizando” mucho mejor.Aunque para que nos vamos a engañar, hoy, para hacer una buena “pescata” de xargos hay que arriesgarse por los acantilados y pedreros y pescar a pie de mar con la vara en la mano y mojarse los……bajos.También se puede pescar en las playas, pero los fondos arenosos no son sus preferidos.El sargo es sin duda uno de los mejores luchadores a que nos enfrentamos, su ataque al cebo es decidido, una vez que ha superado su desconfianza, la picada es fuerte y vigorosa, si se pesca desde escolleras, es conveniente no alejarse mucho de la caña, no  se debe abrir el carrete, pues una vez ha picado y siente  el anzuelo en su boca, se dirige como una flecha hacia el primer agujero que encuentra en las rocas. Si consigue ganarlas casi podemos darlo por perdido, aunque una buena técnica pera  sacarlo de las rocas es, con la caña en la mano abrir el carrete y soltar hilo.   Cuando empiece a ver que no tiran de él suele salir y lo notaremos por la tensión del hilo. Se  debe tener paciencia y estar muy atento porque en cuanto sale de la cueva, no se puede andar con consideraciones, hay que sacarlo rápido pues a la menor vacilación volverá a esconderse y no habrá segunda oportunidad.Por último las medidas legales  para su pesca varían mucho de unos sitios a otros.  En el Cantábrico son 22 cm., en el Mediterráneo 15….Una curiosidad sobre el sargo: Son hermafroditas como otros  muchos peces.Hasta aquí lo que creo yo que sé  sobre este excepcional pez. Me gustaría que me corrigieran lo que no sea correcto y que esos buenos pescadores que tanto saben compartan un poquito con nosotros. Estoy segura que en otras zonas la pesca de este pez tendrá  unas  técnicas diferentes que a todos nos gustaría conocer.  Salud y buena pesca 

 
4 comentarios

Publicado por en 1 junio, 2008 en LOS XARGOS