RSS

Archivo de la categoría: PESCA DESDE EMBARCACION

PESCA AL CURRICAN

 

PESCA AL CURRICAN O CACEA 

 

Otra modalidad de pesca desde embarcación es el curricán o cacea. Este tipo de pesca consiste en arrastrar uno o varios aparejos a unos 50m., del barco, con señuelos casi siempre artificiales, intentando que su movimiento imite la forma de nadar de un pececillo. También se puede hacer con cebo vivo o muerto.

Las distintas maneras de pescar al curricán se pueden agrupar en tres categorías:

.-Curricán costero: Esta modalidad es la que se practica más cerca de la costa. La profundidad de agua no suele pasar de 50 m. No necesita grandes equipos ni señuelos espectaculares, por lo que es la más económica. Pondrá a nuestro alcance, lubinas, chicharros, xardas, melvas, pez sierra, en temporada los muy buscados “monos”etc.

.-Curricán de litoral: Va desde la costa, mar adentro, alcanzando profundidades de 140 o más metros . El equipo ahora será más sofisticado, empezando por la embarcación, carretes, cañas y señuelos. Las especies a pescar son por lo general mucho mayores: bonitos, atunes, pez espada, marlines etc. Todo tipo de pez migratorio que en determinados meses se acerca a la costa para el desovar.

.-Currican de altura: Más practicado por profesionales y gente con alto poder adquisitivo. Va en busca de los “grandes del mar”: Marlín, pez vela, atún gigante etc., son los más solicitados. (Para los que disponemos de poco presupuesto siempre queda, alquilar, compartir y repartir gastos).

Para practicar curricán de costa o litoral lo más fundamental es la embarcación. De 6m de eslora y un motor de 75cv en adelante sería lo ideal. Es necesario que tenga una bañera despejada para poder pescar con comodidad. Es primordial, también, que disponga de tres o más cañeros en popa para colocar las cañas de cacea.

Estas, han de ser cortas y resistentes, con anillas de calidad; entre 1,80 y 2 m. es la longitud ideal.

  

 

carrete baratito para curricán

 

El carrete es de lo más importante en este tipo de pesca. Para la cacea costera en que las piezas difícilmente pasaran de los 8 o 9 Kg, un carrete de rodillo giratorio, aunque no sea muy potente, servirá. Es imprescindible que tenga capacidad para, por lo menos 200m de buen monofilamento transparente. El grosor del mismo depende de los gustos de cada uno. Con un 35 ó 40, ya se tiene la suficiente resistencia para esta modalidad. Indistintamente del grosor del hilo del carrete, es aconsejable poner en los bajos de línea uno mucho más fino. Diez o más metros en el aparejo que sujeta el señuelo, evitarán que el hilo desplace mucha agua y haga desconfiar la pieza que perseguimos. Especialmente cuando andamos tras  la reina: La lubina, desconfiada por naturaleza.

señuelos para cacea

 

Los señuelos son de lo más variado. Plumas, cucharillas, rapalas, pececillos de todos los colores y tamaños, vinilos, pulpitos etc. según la especie que se quiera pescar. La única norma que se me ocurre, es buscar los más parecidos a los pececillos que hay por la zona. El más usado, es sin duda, el pez artificial en cualquiera de sus variedades. El color también es importante. Con aguas claras, colores suaves y oscuros. Cuanto más oscuras, más llamativos.

Debemos tener en cuenta la profundidad. En ocasiones los peces comen en superficie, otras a más calado. Es conveniente por lo tanto echar las caceas con distinto peso en la plomada.

La velocidad es de suma importancia. El ritmo ha de ser homogéneo; desde 1,5 nudos para cebos vivos a los 6 o 7 para los artificiales. También varía según la especie que estemos buscando

Para que la pesca al curricán sea productiva, es importante seleccionar bien el lugar; mar llana, pequeños remolinos; las aves marinas comiendo en superficie puede ser un buen indicativo de buenas piezas atacando bancos de peces.

 

 

Indudablemente la pieza más codiciada es la lubina. Pez de innumerables recursos y muy desconfiado, pondrá a prueba todos nuestros conocimientos También es la más abundante en estos fríos meses de invierno, en los aledaños costeros, al amanecer y al atardecer, debemos buscarlos lo más cerca posible de la costa; Ahí donde rompen las olas, si las características de nuestro barco lo permiten. Para cacear róbalos hay dos factores primordiales; los cebos que usaremos y la velocidad con que los arrastramos, que estará comprendida entre los 2 y los 4 nudos. Las anguilas de vinilo, rapalas y cucharillas son muy adecuadas. Hay que tener en cuenta que la lubina unas veces come en superficie y otras a fondo por lo que es interesante poner las caceas a alturas distintas.

 

 

Las condiciones del tiempo para su pesca deben de ser buenas; con poco mar de fondo y sin aire (dado que la buscaremos lo más cerca posible a la costa, el viento puede ser peligroso para nuestra embarcación), la lluvia y el frío no parecen importar, salvo para el sufrido pescador que espera con ansia oír cantar su carrete.

Salud y buena pesca

 

Quien está en la mar navega; y opina quien está en tierra. (De la red)

 

 
 
Deja un comentario

Publicado por en 31 diciembre, 2010 en PESCA DESDE EMBARCACION

 

EMBARCACION FONDEADA 1ª parte

                         
                 

PESCA DEPORTIVA DESDE EMBARCACION 1ª parte 

 

 Dicen de la mar,  que  es bella, misteriosa, insinuante y peligrosa. Como una mujer hermosa. Es una de las maravillas más grandes que existen. Navegar por sus aguas, contemplando sus amaneceres y ocasos es algo único; es por lo que la pesca desde embarcación es tremendamente divertida y gratificante. En sus distintas modalidades, cuenta  cada día con más seguidores.

Para la práctica de esta modalidad de Pesca Deportiva debemos tener en cuenta algunas normas primordiales:

  

No perder nunca el respeto por el mar. (Debemos alejarnos de él en sus momentos de furia ).

 No arrojar desperdicios  de ninguna clase. (incluso debemos  intentar   recoger lo que otros desaprensivos han dejado tirados)

 

No arrojar anzuelos  con cebo al agua cuando los reemplazamos por otros. Podrían picar peces que seguramente se morirían por nuestra negligencia. Lo mismo para los hilos que se nos han enredado (No cuesta nada llevar una bolsita  para la basura y tirarla en el contenedor del pantalán)

.  

No arrojar aceites, detergentes o gasolinas (No hay nada tan gratificante como ver la transparencia y limpieza de sus aguas)

 

Devolver al mar esas capturas que no sabemos si vamos a comer,  esas que nos parecen  bellísimas…porque pescar no es depredar, sino respetar.

 

Intentaremos devolver al mar en las mejores condiciones cualquier pez por debajo de la talla mínima (Esto en algunas ocasiones será difícil, porque debido a la descompresión algunos peces llegan con la vejiga natatoria hinchada)

 

Debemos practicar la pesca responsable. La mayoría de los peces de fondo son de carne excelente. No debemos por ello arrasar. Recordar que el peso máximo permitido son 5 Kg y la pieza más grande.

Tenemos la obligación de cuidar del mar, respetando la legislación vigente, tallas mínimas y el medio ambiente.

Dicho esto, hablaremos de las distintas modalidades de pesca deportiva desde embarcación:

  

  

 
 
 

A FONDO: (Plomo por abajo y varios anzuelos de tamaño adecuado a la especie que queramos pescar) Los aparejos de volantín  son muy adecuados. Como cebo, gusanos, sardina,  o gamba.

JIGUINS: Se deja  caer el aparejo  hasta el fondo y seguidamente se recoge dando tirones a la caña con movimientos de vaivén de arriba a bajo. Cebo artificial o natural. Meros, dentones, corvinas etc. de buen tamaño.

SPINNING: En superficie o media agua con  o sin engodo. Adecuado para lubinas, xardas, palometas, agujas etc.

EN SUPERFICIE: Con flotador y cebo natural

CURRICAN pesca a la cacea o trolling (arrastre de aparejo, con señuelos artificiales o cebo natural; ideal para peces depredadores)

 

 

 

 
 
 

A FONDO  (embarcación fondeada, o a la deriva)

 

La pesca a volantín de fondo es una de las modalidades más entretenida  y con mayor número de capturas. La variedad de especies que se pueden tentar con esta técnica es considerable: aligotes, xargos,  mojarras, julias, cabras, pintos, maragotas, brecas, lubinas, congrios, pulpos…y un largo etc. Todo pescador sabe que cualquier habitante de los  fondos marinos puede ser pescado.

Para este tipo de pesca buscaremos principalmente fondos rocosos, donde habitan, moluscos, crustáceos, gusanos  y pequeños peces que pueden servir de alimento  a las especies que deseamos pescar.  Si cerca del ronchel tenemos  zona arenosa o praderas de  poseidonias, el abanico de especies a capturar se nos abre. Picas, rodaballos, lenguados, sollas y cefalópodos etc. serán nuestras piezas más buscadas.

Una vez localizada una buena zona, –con la ayuda inestimable de la sonda de la embarcación- nos situaremos encima. Con la mar en calma y sin corrientes, no hará falta fondear. Con nuestro barco un poco a la deriva, batiremos más terreno – siempre teniendo cuidado de no salirnos de la zona seleccionada.

 

Con la embarcación fondeada; debemos prestar especial atención, hacia donde nos deriva la corriente del mar, los vientos, o ambas. El lugar de pesca elegido, debe quedar  preferentemente a unos metros por detrás de popa. Esto nos garantizará una jornada de pesca más fructífera.  También servirá para que los hilos de pesca no pasen por debajo de la quilla de la embarcación

Ya en acción de pesca, debemos asegurarnos  que el plomo esté tocando el fondo, soltando hilo cuando sea necesario. Si éste se alza del fondo marino, como es de un tamaño considerable, es probable que los peces recelosos, desconfíen y rechacen nuestro cebo.

Una vez que notemos la picada, evaluaremos  el tamaño de pez que nos ha entrado. Si ha sido leve daremos un pequeño tirón para clavarlo bien y seguiremos en acción de pesca, recordando que nuestro aparejo tiene tres anzuelos y dos de ellos siguen con cebo. Esto, nos permitirá  sentir  alguna picada más   y se pueden subir los tres anzuelos, con una pieza en cada uno. Es aconsejable revisar el estado de los cebos tras cada captura, e incluso  si la picada no ha tenido éxito.

Si consideramos que nos ha entrado una pieza mayor,  debemos estar atentos para dar el tirón y clavarlo bien, prescindiendo de otras posibles picadas en el resto de los anzuelos. Y sin prisa, pero sin pausa, intentaremos subirlo. Si es de tamaño considerable, el truel o gancho para el  embarque de la pieza capturada, será imprescindible.

 

Con esta modalidad  de pesca, no debemos esperar grandes picadas que doblen con fuerza nuestra caña, y que saquen línea a nuestro carrete; la pelea no será espectacular dado su discreta talla. La gracia,  está en la abundancia  de estas especies, en la diversión que nos proporciona,  pasar unas horas agradables en una  pequeña embarcación. Es una opción de pesca plácida y relajada

  

 

 
 

El equipo:

 

No tienen por qué  ser equipos caros ni difíciles de usar: Cañas pequeñas y potentes con punteras finas y resistentes que nos ayuden a notar hasta la mínima picada.

Los carretes rápidos y de bobina ancha para facilitar la salida del hilo; potentes  y lo más ligeros posible, ya que  tendremos el equipo siempre en la mano.

El hilo trenzado, por su resistencia y nula elasticidad, nos ofrece muchas ventajas, porque nos permite sentir con toda nitidez la picada de cualquier lábrido o serránido. Si preferimos nylon, buscaremos alguna marca fuerte y resistente,  que no coja muchas vueltas y prácticamente sin memoria.

. Los bajos, son similares a los empleados para surfcasting. La línea madre de 1,80 a dos metros de largo, con tres gametas de unos 30 cm. lo suficientemente separadas para que no se nos líen (unos 40 o 50 cm.). El hilo de fluorocarbono es ideal por su rigidez y transparencia. Los anzuelos, pequeños, del 6, 7 ú 8 son los mejores.

 

de la red

Los plomos por abajo del aparejo, con forma redondeada  o exagonal, son los más adecuados. (Enrocan  menos). También dan buen resultado los aparejos con dos anzuelos  por arriba y uno más largo por debajo  del plomo. En éste, pondremos un anzuelo un poco mayor y buen cebo. Seguro nos dará alguna sorpresa muy gratificante.

En las tiendas de pesca venden los aparejos típicos de volantín con tres anzuelos, que  son  ideales para esta modalidad.

 

Cebos:

 

El cebo más socorrido para este tipo de pesca  es la gusana: coreana, de arena, blanca, de rosca etc. Con un anzuelo de mayor tamaño y gameta más larga,  por debajo del plomo; un cangrejo blando, o un trozo de sardina nos puede deparar alguna buena pieza. Las gambas y langostinos también son muy eficaces.

(Hasta aquí la primera parte)

 

 

El mar en calma es para pasear, no para pescar

 

Salud y buena pesca

 

 

 
4 comentarios

Publicado por en 28 junio, 2010 en PESCA DESDE EMBARCACION